sábado, 21 de julio de 2018

🍀Echeveria affinis, una extraordinaria suculenta de hojas negras🍀


Descripción general de la planta suculenta conocida como Echeveria Negra, Echeveria affinis. Consejos para su cultivo en casa.

Características de la planta suculenta Echeveria affinis

Echeveria affinis es una pequeña planta suculenta herbácea perteneciente a la familia Crassulaceae muy popular entre coleccionistas por la coloración oscura del follaje. Es una especie originaria de México, aunque actualmente se cultiva en numerosos países con fines ornamentales. En la actualidad se comercializan además híbridos de esta especie en las que se observan variaciones en la forma y coloración de las hojas.

Vista de la roseta de la planta suculenta Echeveria Negra, Echeveria affinis

Vista de la roseta de la planta suculenta Echeveria Negra, Echeveria affinis

 
Esta especie no logra superar los 18 cm de altura ni los 15 cm de diámetro debido a que desarrolla un tallo muy corto. No es una especie que tiende a ramificarse demasiado, aunque con el tiempo es capaz de desarrollar hijuelos basales que surgen de las cicatrices de antiguas hojas. Las hojas se disponen en una roseta compacta, son más estrechas que la mayoría de las especies del género, tienen una forma lanceolada con el ápice agudo y curvo, son carnosas y exhiben una coloración verde oscura casi negra. Las hojas más jóvenes exhiben una coloración verde clara en la base que se oscurecerá con el tiempo. La intensidad del color en el follaje es provocada principalmente por la incidencia de luz intensa.

Las flores se disponen numerosas en inflorescencias que surgen de los laterales de la roseta de hojas. Cada inflorescencia desarrolla un tallo floral cilíndrico de +/- 15 cm de altura que posee una coloración verde amarillenta. En dicho tallo floral primeramente se disponen pequeñas hojas (más pequeñas que las de la roseta) y en el ápice, las flores. Las flores presentan un pequeño pedicelo, 5 sépalos carnosos y cortos con una coloración similar a las hojas y 5 pétalos triangulares rojizos dispuestos en una forma similar a un farol.

Consejos para el cultivo de la planta suculenta Echeveria affinis

Echeveria affinis es fácil de mantener en el jardín, pero no es de las más resistentes del género. Se recomienda seguir los siguientes consejos para siempre tenerla saludable y multiplicarla:

Iluminación:

Es imprescindible que reciba al menos 6 horas de sol directo diariamente para lograr un óptimo crecimiento y una coloración oscura en el follaje. Durante el mediodía de los días más cálidos del verano se debe trasladar a un lugar más sombreado para evitar quemaduras en el follaje. El cultivo en interior provocará la etiolación rápida de la planta y las hojas tomarán una coloración verde pálida.

Temperaturas:

Agradecen crecer principalmente en climas tropicales y subtropicales donde las temperaturas nunca disminuyen de los 8ºC. El rango óptimo de temperaturas para esta planta se encuentra entre los 20ºC-26ºC.

Sustrato:

Crece bien en una mezcla de 1/3 de arena de río, 1/3 de mantillo de hojas y 1/3 de humus de lombriz. El sustrato debe tener muy buena aireación y un rápido drenaje del agua.

Frecuencia de riego:

Regar preferiblemente a la altura del sustrato o por inmersión para evitar mojar el follaje y que se estanque el agua en el centro de la roseta. Debe efectuarse el riego luego de secarse la superficie del sustrato si las temperaturas superan los 15ºC.

Plagas y enfermedades:

Afectada principalmente por cochinillas que se alojan en la base de las hojas provocando la sequedad acelerada de estas y un crecimiento deforme del tallo. También es gravemente atacada por moluscos como caracoles y babosas que devoran las hojas y tallos.

Multiplicación:

Muy sencilla mediante la división de hijuelos basales que surgen en la base de la roseta principal. En esta especie las hojas son difícil de enraizar.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario