viernes, 20 de abril de 2018

🌸Polinización de plantas Estrella, Subtribu Stapeliinae🌸


Descripción de la reproducción y consejos para la polinización manual de plantas estrella o flores de carroña, subtribu Stapeliinae. Fotografías.

Dentro de la familia Apocynaceae se encuentra un popular grupo de plantas suculentas pertenecientes a la subtribu Stapeliinae muy popular en la jardinería mundial por sus exóticas floraciones. Este grupo de plantas es conocido popularmente como plantas estrella y flores de carroña por la forma estrellada de estas y sus olores fétidos. En dicho grupo se encuentran géneros altamente populares en colecciones mundiales como Stapelia, Orbea, Huernia, Piaranthus, Tromotriche, Caralluma, entre otros. 

Flor típica de la planta suculenta Huernia hystrix

Flor típica de la planta suculenta Huernia hystrix


En anteriores artículos nos hemos enfocado en los requerimientos de cultivo y como reproducir mediante semillas a estas plantas. En este post explicaremos detalladamente como se reproducen estas plantas sexualmente, es decir, como se polinizan sus flores. Al conocer todo sobre el sistema reproductor de este grupo de plantas, la polinización manual puede ser posible sin casi fallos. Hay que aclarar que este grupo de suculentas posee uno de los mecanismos de reproducción más complejos en el reino vegetal y por esto es necesario conocer cada parte de la flor para lograr una polinización efectiva.


 

Descripción de las estructuras reproductoras de las plantas suculentas de la subtribu Stapeliinae

Las flores de las plantas pertenecientes a la subtribu Stapeliinae siguen un patrón básico con algunas variaciones en dependencia de la especie. Todas las flores poseen una forma estrellada muy conspicua en donde la corola presenta 5 lóbulos triangulares libres o soldados (la forma puede variar al igual que el número) que miden desde +/- 2 cm de largo hasta más de 10 cm en algunas especies del género Stapelia. Rodeando el centro de la flor puede observarse o no un anillo carnoso conocido como annulus y en el mismo centro, un conjunto de estructuras conocida como polinarium donde ocurre la polinización

Morfología externa de la flor de Orbea verrucosa mostrando el patrón básico de las flores de la subtribu Stapeliinae

Morfología externa de la flor de Orbea verrucosa mostrando el patrón básico de las flores de la subtribu Stapeliinae


El polinarium es muy variable en dependencia de la especie o género aunque muestra una serie de elementos que están presentes en todas. Esta estructura está formada por dos tipos de coronas (interna y externa). Las coronas por lo general, presentan tubérculos lanceolados o truncados (las formas son muy variables) que envuelven la región donde se polinizará la flor (similar a una jaula aunque dejando ciertos espacios en donde los polinizadores puedan llevar a cabo su tarea, la polinización). 

Morfología del polinarium de una especie del género Huernia

Morfología del polinarium de una especie del género Huernia


 En el centro de la flor se observa una estructura pentagonal en cuyos laterales se disponen las polinias (siempre en pares) y seguidamente unos surcos verticales (uno por lado) conocidos como raíles de polinización o cerradura estaminal. Debajo de la cerradura estaminal existe una cavidad en la que se formará el néctar

Polinarium de la especie Orbea verrucosa

Polinarium de la especie Orbea verrucosa


Las polinias son también bastante complejas ya que poseen una serie de estructuras que explicaremos a continuación. Todas las polinias se disponen en pares y son sostenidas por un brazo transportador que está formado por una caudícola y un retináculo. El conjunto de los 2 brazos transportadores se unen a una estructura globosa y oscura conocida como corpúsculo. Las polinias son ligeramente aplanadas con el margen redondeado hasta un punto donde se observa una convexidad y una protuberancia longitudinal plana que sobresale; esta protuberancia es conocida como cresta de polinización. En algunas especies del género Stapelia y Stapelianthus se pueden observar estructuras cilíndricas agudas (2 opuestas) que surgen directamente del corpúsculo y son llamadas alas de la caudícola. Esta estructura facilita la ubicación de las polinias en la cerradura estaminal.

Polinias de dos especies de suculentas de la subtribu Stapeliinae. Estructuras señaladas

Polinias de dos especies de suculentas de la subtribu Stapeliinae. Estructuras señaladas


Para que ocurra la polinización de las flores es imprescindible que la cresta de germinación presente en las polinias se desplace por el interior de los raíles de polinización o cerradura estaminal. Esta tarea es llevada a cabo por los polinizadores (moscas) que, con sus patas mientras se alimentan del néctar, empujan las polinias inconscientemente o las retiran de la flor para transportarlas a otra. En algunos casos de autopolinización se ha observado que las moscas retiran las polinias de una flor y las empujan en ella misma. Es muy común que las moscas rompan un brazo transportador, polinicen la flor con una de las polinias y se lleven la otra en sus patas para polinizar la siguiente. La cerradura estaminal es muy variable en dependencia del género y la especie siendo más abierta en el género Huernia y más estrecha en los demás. Además, la inserción de la cresta de germinación en el género Huernia es lateral mientras que en la mayoría de los demás géneros es por debajo. Luego de introducida la polinia en el surco de la cerradura estaminal ocurre una hidratación gradual de dicha polinia a tal punto, que en 48 horas es casi imposible moverla del lugar por la hinchazón. 

Polinia en el surco de la cerradura estaminal con una hidratación apreciable de una especie del género Huernia

Polinia en el surco de la cerradura estaminal con una hidratación apreciable de una especie del género Huernia


Luego de pasado 3-7 días de polinizada la flor, la corola cae y los sépalos cubren rápidamente los ovarios (futuros folículos (frutos)). Recordar que la flor esta sostenida por un pedicelo cilíndrico que posee 5 sépalos triangulares cortos en el ápice. En aproximadamente 1-3 meses se comenzarán a formar los frutos y con esto se observarán cambios drásticos o ligeros en el pedicelo. En algunas especies se observa un engrosamiento considerable de este con una curvatura hacia arriba muy conspicua mientras que en otras, se aprecia una elongación de este.

Pasado de 30 a 45 días (a veces más) ya se observará el par de folículos emergiendo entre los sépalos. La maduración de los frutos concluye aproximadamente a los 3-4 meses aunque hay algunas especies que requieren de muchos meses más para terminar de desarrollar las semillas.

Folículos emergiendo entre los sépalos de una flor de Huernia sp que fue polinizada

Folículos emergiendo entre los sépalos de una flor de Huernia sp que fue polinizada


Consejos para polinizar manualmente este grupo de suculentas

Las polinias son extremadamente pequeñas (mm de largo) en estas plantas y por esto, la polinización es extremadamente complicada. Se pudiera casi afirmar que es uno de los procedimientos más complicados conocidos para polinizar una planta y requiere de mucha paciencia y pulso. Para polinizar manualmente necesitamos los siguientes materiales:

-        Pinzas muy finas
-        Servilletas sanitarias
-        Aguja de cocer
-        Microscopio u otro objeto que permita el aumento para llevar a cabo la tarea
-        Tijeras o bisturí

Las pinzas o agujas de cocer las necesitaremos para la extracción de las polinias de una flor. La extracción debe ser con suavidad y siempre empujando el corpúsculo hacia afuera. Luego debemos sujetar por el corpúsculo las polinias para transportarlas hacia el surco de la cerradura estaminal (recordar que solo una polinia por surco). Es imprescindible ubicar con suavidad la polinia entre las paredes del surco para evitar heridas en la zona. La polinia siempre debe ser ubicada de tal forma que se desplace la cresta de germinación en el surco. Esta es la tarea que más trabajo da y por esto recomendamos tener mucha paciencia y no desesperarse. Cuando se introduzca la cresta de germinación de la polinia en el surco debemos empujarla suavemente hacia el final con ayuda de la pinza. 

Para facilitar la polinización se puede cortar una sección de la corola con el fin de exponer el área reproductora. Cuando se corta la corola ocurre una hemorragia de savia que debemos eliminar con ayuda de una servilleta sanitaria para que la savia no se introduzca en el surco de la cerradura estaminal. Nunca se debe usar algodón porque pueden quedarse pequeñas hebras en el surco y arruinarnos la polinización. Existen algunas especies que forman enormes cantidades de néctar que puede llegar a inundar el surco de la cerradura estaminal; se recomienda absorber el néctar con ayuda de un fragmento de servilleta sanitaria antes de llevar a cabo la polinización. 

Cuando se intenta hibridar dos especies diferentes debemos tener en cuenta que el tamaño de las polinias varía al igual que la profundidad y ancho del surco de la cerradura estaminal. Se recomienda ubicar polinias pequeñas en surcos grandes y no al revés. También es recomendable extraer los 5 pares de polinias de la flor que se va a polinizar para evitar autopolinizaciones por insectos o aislar la planta en un área segura de ellos.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario