miércoles, 7 de marzo de 2018

🌵Salva a tus cactus de la pudrición con este sencillo método🌵



Método eficiente para salvar cactus y otras plantas suculentas de la pudrición. Fotografías demostrativas de este procedimiento.

Cactus (Acanthocereus tetragonus) mostrando la pudrición basal de los tejidos

Cactus (Acanthocereus tetragonus) mostrando la pudrición basal de los tejidos


La pudrición de los cactus y plantas suculentas en general es una de las patologías más frecuentes en colecciones de todo el mundo. Esta patología mortal en la mayoría de los casos puede ser provocada por diferentes factores:

-     Sustratos infestados de numerosas esporas de hongos fitopatógenos que destruyen las células vegetales presentes en las raíces y base de los tallos. En dichos sustratos pueden estar presentes numerosas especies de protistas que también destruyen las células vegetales. La combinación de ataques fúngicos y por protistas permiten la colonización de las heridas por bacterias y virus que aceleran aún más, la descomposición de los tejidos vegetales.

-        Sustratos muy arcillosos que provocan el encharcamiento prolongado del agua y retienen durante mucho tiempo la humedad entre sus partículas. Este exceso de humedad provoca una hiperhidratación de las células presentes en los tejidos vegetales trayendo consigo, la ruptura de las membranas celulares. Estos daños facilitan la entrada de los patógenos mencionados anteriormente.

-       La pudrición en los cactus y suculentas no cactáceas no siempre comienza en la base; en muchas ocasiones se pueden observar ataques fúngicos o por protistas en los laterales y el ápice de los tallos.  Recordar que las esporas de los hongos se dispersan por el aire llegando a la superficie de las plantas. Estas esporas germinarán si las condiciones ambientales son las adecuadas.

-      Diferentes plagas como las cochinillas y pulgones (insectos chupadores en general) transmiten virus a las plantas que pueden provocar futuras pudriciones. Además, expulsan sustancias azucaradas sobre los tejidos de las plantas que permiten la germinación de las esporas de muchos hongos patógenos.

En este post queremos brindarles una serie de pasos esenciales que debemos realizar si detectamos que nuestros cactus u otras plantas suculentas están comenzando a podrirse. Con estos pasos tendremos un 90% de probabilidad de salvar a las plantas de una muerte segura.

Método para salvar un cactus que comenzó a podrirse (es efectivo para otras especies de suculentas)

1- Evaluar el estado de salud de todas las plantas de la colección periódicamente con el fin de detectar cualquier patología lo más rápido posible. La pudrición del sistema radical por lo general provoca un amarillamiento paulatino de los tallos, deshidratación acelerada o parada en el crecimiento. Las zonas podridas presentan siempre una coloración parda oscura, son extremadamente suaves y glutinosas

2- Al detectarse la pudrición es necesario realizar un corte 3 cm o más por encima del área dañada. Para saber si efectuamos un buen corte debemos observar cuidadosamente la zona cortada con el fin de detectar restos de hongos y zonas podridas (se manifiestan como pequeños puntos parduzcos o manchas conspicuas). Si dejamos un solo punto pequeño de pudrición, los hongos presentes en dicho punto, continuarán descomponiendo los tejidos. Debemos cortar sin miedo hasta que todo el tejido se vea sano.

Corte en un cactus (Acanthocereus tetragonus) afectado por la pudrición para salvarlo

Corte en un cactus (Acanthocereus tetragonus) afectado por la pudrición para salvarlo


3- Luego de realizado el corte se recomienda aplicar en el área una capa fina de canela molida. La canela acelerará la cicatrización y evitara la germinación de esporas de hongos que caigan en el área. Se pueden utilizar otros productos cicatrizantes que se ofertan en viveros pero la canela es muy efectiva y completamente natural.

Tejido del cactus (Acanthocereus tetragonus) donde se observan manchas y puntos que demuestran que la infección que provoca la pudrición está presente

Tejido del cactus (Acanthocereus tetragonus) donde se observan manchas y puntos que demuestran que la infección que provoca la pudrición está presente


4- Los tallos cortados deben dejarse en un sitio seco y bien iluminado (nunca a pleno sol) durante una semana o un mes en dependencia del tamaño de la herida y la especie. Este tiempo es imprescindible para que las heridas cicatricen completamente. Si se plantan antes de tiempo, los tallos pueden volver a podrirse.

Tejido completamente sano de un corte bien realizado en el cactus Acanthocereus tetragonus

Tejido completamente sano de un corte bien realizado en el cactus Acanthocereus tetragonus


5- Luego de esperado el tiempo para la cicatrización de las heridas, los tallos pueden ser nuevamente plantados en sustratos bien drenados y desinfectados. Se recomienda que luego de arraigados los tallos salvados se les aplique un fungicida sistémico de amplio espectro

Extra: Un paso optativo que puede realizarse sin tener que esperar el tiempo de cicatrización es el injerto de los tallos cortados. De esta forma se evitarán también futuras pudriciones y no se tendrá que esperar a la formación de nuevas raíces.

Esperamos que este método les sea útil para salvar cualquiera de las suculentas que comiencen a podrirse por algún u otro motivo y evitar perderlas por completo en la colección. Debemos aclarar que hay especies muy pequeñas como por ejemplo las pertenecientes al género Lithops y similares que raramente pueden ser salvadas de la pudrición debido a que su centro de crecimiento es muy pequeño y se encuentra justo después de las raíces (no se pueden cortar).

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

1 comentario:

  1. Interesantisimo post. Mchisimas gracias

    ResponderEliminar