viernes, 16 de marzo de 2018

🌸Consejos para cultivar orquídeas Pensamientos, Miltoniopsis spp🌸



Manual para el cultivo de las orquídeas Pensamientos, Miltoniopsis spp e híbridos. Fotografía de una de las especies más conocidas.

El género Miltoniopsis. Descripción general

En la actualidad se han descrito solo cinco especies del género Miltoniopsis aunque existen en el mercado, numerosos híbridos. La especie más conocida es Miltoniopsis roezlii debido a que la mayoría de los híbridos que se pueden encontrar en viveros, provienen de cruces de esta orquídea. Este pequeño grupo de orquídeas habita naturalmente sobre árboles que crecen en altitudes altas de la zona norte de Sudamérica donde predominan las bajas temperaturas.

Flor de la orquídea Miltoniopsis roezlii

Flor de la orquídea Miltoniopsis roezlii



Este género se caracteriza por formar pseudobulbos ovalados, ligeramente aplanados y muy compactos que exhiben una coloración verde-grisácea o azulada. Cada pseudobulbo desarrolla una única hoja muy conspicua, larga y estrecha (+/- 12 cm de largo y +/- 3 cm de ancho), de consistencia frágil, presenta una coloración verde clara y una nerviación visible.

Las flores surgen solitarias o en pequeños grupos, son bastantes vistosas y exhiben una amplia variedad de colores en dependencia de la especie o híbrido. Se caracterizan por presentan los pétalos más anchos que los sépalos, tener los sépalos lanceolados y un labelo bilobulado muy grande y vistoso. Por lo general, tanto el labelo como los pétalos presentan manchas pequeñas o grandes de color rosáceo, morado oscuro o amarillo. Los patrones de manchas son extremadamente variables, principalmente en los híbridos. 

Consejos para el cultivo de las orquídeas del género Miltoniopsis

Iluminación:

Las orquídeas de este género necesitan mucha iluminación para crecer saludables y florecer cada año. Se recomienda ubicarlas bajo mallas filtradoras de la luz solar o a menos de 30 cm de una ventana. Nunca situarlas totalmente expuesta al sol porque sufrirán quemaduras.

Temperatura:

Son plantas que necesitan de un clima fresco o frío para desarrollarse eficientemente. No toleran crecer en climas muy cálidos donde las temperaturas superen normalmente los 25°C y por esto, son recomendadas para zonas templadas. El rango de temperaturas óptimo se encuentra entre los 12-22°C.

Sustrato:

Se pueden cultivar tanto en troncos para epífitas como en macetas con sustratos específicos para plantas epífitas. Los troncos deben ser muy escabrosos para que las delgadas raíces se sujeten bien. Es imprescindible que la mezcla del sustrato que se utilice para las macetas posea una buena permeabilidad porque los encharcamientos pudren rápidamente el sistema radical.

Frecuencia de riego:

El riego debe ser efectuado siempre que se note una ligera sequedad del sustrato, es decir, jamás debe dejarse secar por completo el sustrato porque las raíces se secarán. Junto con el riego, se recomienda nebulizar el follaje para mantener las hojas siempre hidratadas. Estas especies requieren de una elevada humedad ambiental (> 70%) siendo necesarias las nebulizaciones diarias si el clima es muy seco. En invierno el riego debe ser más espaciado para evitar infecciones por hongos o pudriciones. Además, se aconseja que toda el agua que se va a aplicar tanto en riegos como en nebulizaciones sea de lluvia; el agua del grifo es generalmente muy alcalina y posee numerosos químicos que afectan la salud de las plantas.

Plagas y enfermedades:

Son frecuentemente atacadas por plagas (cochinillas, pulgones, ácaros, moluscos, aves, escarabajos, hormigas y numerosos hongos) y por esto es imprescindible siempre tener a mano productos capaces de controlar las plagas que aparezcan. Se recomienda aplicar fungicidas e insecticidas sistémicos de amplio espectro cada 3-6 meses.

Multiplicación:

Se multiplican a partir de semillas o por cortes de pseudobulbos.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario