jueves, 22 de febrero de 2018

🌵Un cactus delicado pero hermoso, Uebelmannia pectinifera🌵



Fotografías y descripción general del cactus ornamental Uebelmannia pectinifera. Consejos para su cultivo en el jardín.

Características del cactus Uebelmannia pectinifera

Uebelmannia pectinifera es un cactus perenne de lento crecimiento (familia Cactaceae) originario de hábitats abiertos y secos de Brasil. Es una especie muy apreciada por coleccionistas de todo el mundo debido a la belleza de la disposición de las espinas y coloración del tallo. No es un cactus para principiantes ya que requiere de condiciones lumínicas y nutricionales específicas para un óptimo crecimiento y floración. 

Vista del tallo del cactus Uebelmannia pectinifera en maceta

Vista del tallo del cactus Uebelmannia pectinifera en maceta



En la actualidad existen tres subespecies debido a la variabilidad de formas que se pueden encontrar en dependencia de las condiciones ambientales del hábitat; las subespecies son: Uebelmannia pectinifera pectinifera, Uebelmannia pectinifera horrida y Uebelmannia pectinifera flavispina. Estas subespecies se diferencian principalmente en el número de costillas y tallas que pueden alcanzar los tallos

Este cactus en general se caracteriza por desarrollar un tallo solitario globoso a columnar con el ápice deprimido que puede alcanzar de 50 – 100 cm de altura y de 8 – 18 cm de diámetro. El tallo se encuentra dividido en costillas bien definidas (+/- 16 costillas en la subespecie pectinifera, +/- 35 costillas en la subespecie horrida y +/- 26 costillas en la subespecie flavispina), exhibe una coloración verde marrón o marrón rojiza muy conspicua y presenta numerosas escamas blanquecinas en toda su superficie. En el margen de las costillas se disponen numerosas areolas redondeadas y lanosas que forman una fila muy compacta y de las cuales se originan las espinas, flores y frutos.

Cada areola desarrolla +/- 3 espinas centrales gruesas de +/- 1.5 cm de largo y con una coloración grisácea o marrón; no presenta espinas radiales. Las espinas de este cactus no son tan agudas, es decir, no provocan pinchaduras dolorosas como muchas otras especies de la familia Cactaceae.
Las flores aparecen rara vez en especies cultivadas en macetas aunque algunos ejemplares de más de 5 años en colecciones han logrado florecer. Estas son pequeñas, diurnas, surgen de las areolas apicales del tallo y miden +/- 1 cm de diámetro. Cada flor presenta numerosos segmentos lanceolados de color amarillo verdoso, numerosos estambres con anteras amarillas en el centro de la garganta floral y un estigma multilobulado central de color amarillento. Cuando comienza la floración, la lanosidad de las areolas apicales toma una coloración parda rojiza. 

Otra fotografía del tallo del cactus Uebelmannia pectinifera

Otra fotografía del tallo del cactus Uebelmannia pectinifera


Consejos para el cultivo del cactus Uebelmannia pectinifera

Uebelmannia pectinifera no es un cactus de fácil cultivo y por esto, muchas personas los pierden con facilidad por pudriciones del sistema radical. A continuación, les brindamos los cuidados que debe recibir:

Iluminación:

Es de suma importancia cultivar esta planta bajo la luz solar directa durante todo el año. Solo es recomendable proveerle un poco de sombra parcial durante las horas más cálidas del verano. Nunca debe cultivarse en interiores ya que puede para su crecimiento por completo y ser más susceptible a la pudrición de las raíces.

Temperaturas:

Requiere temperaturas cálidas durante todo el año e incluso durante el invierno. Su rango óptimo de temperaturas se encuentra entre los 24-30°C. Jamás debe exponerse a temperaturas inferiores a los 12°C porque aumenta considerablemente el riesgo de pudrición de las raíces. En climas templados es importante trasladarlo a invernaderos durante las épocas invernales.

Sustrato:

Mineral, con un óptimo drenaje, poca materia orgánica y un pH entre 4-6. Se puede emplear sustratos especiales para cactus y suculentas no cactáceas siempre que se le añadan 2 capas de arena gruesa.

Frecuencia de riego:

Preferiblemente regar de 1-2 veces cada 15 días durante el verano, 1-2 veces mensuales durante la primavera y otoño y no regar en invierno. Solo regar si la superficie del sustrato (+/- 3 cm de profundidad) está completamente seca. Regar preferiblemente con agua de lluvia para no cambiar el pH del sustrato.

Injerto:

En países con climas no recomendados para esta especie se recomienda acudir al injerto del tallo sobre cactus resistentes como Myrtillocactus geometrizans, Acanthocereus tetragonus y algunas especies del género Cereus. Con el injerto se disminuye considerablemente el riesgo de pudrición y se acelera el crecimiento. En plantas pequeñas o provenientes de semilleros se recomienda injertar sobre Pereskiopsis para acelerar el crecimiento de las plántulas.

Plagas y enfermedades:

Puede ser afectado por cochinillas, ácaros, nemátodos del sustrato, moluscos y numerosos hongos patógenos. Aplicar plaguicidas sistémicos de amplio espectro cada 3 meses para evitar la aparición de plagas.

Multiplicación:

Esta especie solo puede multiplicarse por semillas ya que no emite hijuelos. Algunos cultivadores decapitan plantas grandes para incentivar la ramificación e injertar los brotes.

Otros cactus que debes conocer


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario