jueves, 15 de febrero de 2018

🌸Una estrella que te fascinará, Huernia guttata🌸



Fotografías y descripción de la planta suculenta Huernia guttata. Consejos para su cultivo en el jardín.

Características generales de la planta suculenta Huernia guttata

Huernia guttata es una pequeña planta suculenta perenne perteneciente a la familia Apocynaceae ampliamente cultivada en el mundo como planta de colección. Esta especie es apreciada fundamentalmente por sus vistosas y coloridas flores y el gran número de morfos diferentes que existen; cada morfo presenta un patrón de colores diferente en las flores. Es originaria de Sudáfrica pero se pueden encontrar ejemplares en colecciones presentes en casi todos los continentes. Existen actualmente descritas dos subespecies llamadas Huernia guttata subsp. guttata y Huernia guttata subsp. calitzdorpensis.

Flor y tallos de un morfo de la planta suculenta Huernia guttata

Flor y tallos de un morfo de la planta suculenta Huernia guttata



Esta especie de planta suculenta se caracteriza por desarrollar cortos tallos suculentos de +/- 6 cm de altura que se propagan semi-rastreros (comienzan creciendo horizontales para luego tomar una posición vertical) desarrollando los nuevos brotes en las axilas basales. Es una planta que por su crecimiento forma aglomeraciones de tallos bastante compactos en pequeñas áreas. Los tallos presentan de 4 a 5 costillas conspicuas, una coloración verde clara - verde azulosa y son claramente carnosos. En el margen de cada costilla se observan conspicuos dientes agudos o curvos.

Las flores se disponen en pequeñas inflorescencias extraaxilares que surgen en la base de los tallos nuevos. Cada inflorescencia forma de 1-6 flores que abrirán de forma sucesiva (en ocasiones 2 abiertas a la vez). Dichas flores se caracterizan por tener una corola soldada formada por 5 segmentos triangulares y 5 protuberancias triangulares más pequeñas entre cada segmento. El exterior de la corola es verde-amarillento (a veces con pocas venas rojizas) mientras que el interior posee un color amarillento con numerosas manchas de color marrón-rojizo o violáceo (el número de manchas es variable en dependencia del morfo o subespecie). El annulus (anillo central) de la flor es muy conspicuo, carnoso y puede disponerse a lo largo de toda la circunferencia de la flor o más hacia el centro. Además, en la garganta floral es común la presencia de dispersos filamentos pardos oscuros que apuntan hacia el centro de la flor.

Consejos para el cultivo de la planta suculenta Huernia guttata

Huernia guttata no es una especie difícil de mantener en el jardín siempre y cuando se modere la frecuencia de riego y se vigilen las temperaturas y plagas. A continuación, los cuidados fundamentales de esta especie:

Iluminación:

Es imprescindible que reciba el sol directo de primeras horas de la mañana y finales de la tarde. Durante las horas más cálidas del día en el verano debe recibir algo de sombra. El sol provoca la pigmentación rojiza de los tallos pero también quemaduras peligrosas y deshidratación acelerada si es demasiado fuerte.
 
Vista lateral de la flor de un morfo de la planta suculenta Huernia guttata
 
Vista lateral de la flor de un morfo de la planta suculenta Huernia guttata


Temperaturas:

Para cultivar eficientemente esta planta es necesario que no sea expuesta a temperaturas inferiores a los 8°C debido a que pueden sufrir pudriciones fatales de las raíces y tallos. Su rango de temperaturas óptimo se encuentra entre los 18-28°C.

Sustrato:

Requiere un sustrato muy permeable que posea poca materia orgánica, es decir, 70%-80% mineral y 20%-30% orgánico. El drenaje eficiente evita la pudrición de las raíces por excesos de humedad.

Frecuencia de riego:

Regar preferiblemente dos días luego de seca por completo la superficie del sustrato y cuando las temperaturas superen los 18°C. En invierno solo debe regarse si se observan los tallos muy deshidratados y las temperaturas superen los 15°C (regar con agua tibia).

Plagas y enfermedades:

Afectada por cochinillas, pulgones, ácaros, moluscos, nemátodos del suelo y hongos patógenos. Cada tres meses se debe fumigar con un fungicida de amplio espectro e insecticida sistémico. También pueden eliminarse rápidamente las plagas con métodos caseros cuando son detectadas.

Multiplicación:

Muy sencilla mediante esquejes de tallos o por semillas

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

1 comentario: