sábado, 16 de diciembre de 2017

Otra estrella para la colección, Stapelia flavopurpurea



Fotografías y características de la planta suculenta llamada Stapelia flavopurpurea. Consejos para su cultivo en el jardín.

Descripción general de la planta suculenta Stapelia flavopurpurea

Stapelia flavopurpurea es una pequeña planta suculenta perenne perteneciente a la familia Apocynaceae (subfamilia Asclepiadoideae) y originaria de la región sur del continente africano. Esta especie es ampliamente cultivada en el mundo como planta de colección y por esto es reproducida por numerosos viveros. Se cultiva principalmente por la belleza de sus sencillas flores y sencillos cuidados.

Vista de la flor típica de la planta suculenta Stapelia flavopurpurea

Vista de la flor típica de la planta suculenta Stapelia flavopurpurea



Esta especie se caracteriza por desarrollar tallos suculentos delgados y cuadrangulares que no logran superar los 15 cm de largo ni los 2 cm de diámetro. Los tallos crecen relativamente lentos y ramifican muy poco en comparación con otras muchas especies del mismo género. Dichos tallos presentan una coloración verde oscura, pero si reciben luz solar directa, toman una coloración marrón-rojiza muy atractiva. En los bordes de los tallos (borde de las costillas) se disponen numerosas protuberancias (son poco marcadas en esta especie) en las cuales se sitúan hojas reducidas y caducas con forma espatulada. Las ramificaciones de los tallos surgen directamente de las axilas de estas protuberancias.

Las flores se disponen en pequeñas inflorescencias extra-axilares que se desarrollan principalmente en el tercio superior de los tallos. Cada inflorescencia forma de 1-4 flores que se desarrollan una a una; rara vez se abren dos flores en una misma inflorescencia a la vez. Las flores se caracterizan por tener forma estrellada, miden +/- 2 cm de diámetro, presentan 5 pétalos con la superficie escabrosa (se observan numerosas protuberancias), glabros y con forma lanceolada y el centro de la flor es blanquecino, cubierto de papilas rosáceas y las estructuras reproductoras en la región central. La coloración de los segmentos de la corola (pétalos) puede ser amarilla o marrón rojiza (más difícil de encontrar). A diferencia de la mayoría de las plantas de la subfamilia Asclepiadoideae, en esta especie las flores no expelen un olor desagradable.

Consejos para el cultivo de la planta suculenta Stapelia flavopurpurea

 Stapelia flavopurpurea es una planta fácil de mantener, pero es muy susceptible a la pudrición de las raíces y la base de los tallos por exceso de humedad. A continuación, sus cuidados básicos:

Iluminación:

Esta planta requiere crecer en sitios intensamente iluminados para obtener floraciones majestuosas. Se recomienda exponerla al sol directo en épocas frescas y protegerla del sol del mediodía en el verano. El cultivo en zonas muy sombrías provoca crecimientos desproporcionados de los tallos y no florece.

Temperatura:

Prefiere desarrollarse en climas cálidos o frescos donde las temperaturas durante el invierno no bajen de los 10⁰C. El rango óptimo para esta especie se encuentra entre los 20-35⁰C. Temperaturas inferiores a los 6⁰C suponen un elevado riesgo de pudrición de las raíces; se recomienda mantener completamente seco el sustrato si bajan demasiado las temperaturas.

Sustrato:

Es imprescindible que el sustrato posea un drenaje perfecto ya que los encharcamientos pudren muy rápido las raíces. Se recomienda agregar 1/3 de arena gruesa al sustrato que ofertan específicamente para plantas crasas.

Otra fotografía de la flor de la planta suculenta Stapelia flavopurpurea

Otra fotografía de la flor de la planta suculenta Stapelia flavopurpurea


Frecuencia de riego:

Stapelia flavopurpurea debe regarse muy poco ya que es muy susceptible a pudrirse. Nuestro método para evitar pudriciones es comprobar la turgencia de los tallos aplicando ligera presión con los dedos y efectuar el riego si se siente un poco blandos. Si se riega luego de secarse el sustrato como muchos recomiendan, puede llegar a pudrirse en el futuro.

Plagas y enfermedades: 

Afectada principalmente por cochinillas, pulgones, nemátodos, ácaros y moluscos. Las cochinillas, ácaros y pulgones provocan deformaciones en el crecimiento de los tallos, permiten la proliferación de hongos y provocan el marchitamiento de tallos, flores y raíces. Los nemátodos devoran las raíces y bases de los tallos. Los moluscos devoran secciones de los tallos y brotes jóvenes. Controlar todas las plagas lo más rápido posible y utilizar siempre sustratos desinfectados.

Multiplicación:

Muy sencilla a partir de separación de ramificaciones o por semillas.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

1 comentario: