viernes, 22 de diciembre de 2017

Una suculenta que debes adquirir ahora, Sedum rupestre



Fotografía y descripción general de la planta suculenta llamada Sedum rupestre. Consejos para su cultivo en el jardín.

Características de la planta suculenta Sedum rupestre

Sedum rupestre es una pequeña planta suculenta herbácea y perenne originaria de países ubicados en la zona occidental de Europa. Es muy apreciada por la belleza de su follaje, elevada resistencia y capacidad de formar colonias muy compactas. Se utiliza frecuentemente para adornar rocallas, como planta de colección o para su cultivo en techos verdes (nueva tendencia que desarrollan numerosos países donde se cultivan especies muy resistentes en las cubiertas de edificios para aumentar el número de áreas verdes en grandes ciudades).

Vista de la planta suculenta Sedum rupestre

Vista de la planta suculenta Sedum rupestre



Esta especie se caracteriza por formar tallos erectos a decumbentes que no logran superar los 15 cm de altura (durante la época de floración se forman tallos de más de 25 cm de altura en los cuáles se desarrollarán las flores). Los tallos son delgados, presentan una coloración verde clara y desarrollan numerosas ramificaciones. Las hojas se disponen formando rosetas poco compactas en donde se observan claramente separaciones entre una hoja y la siguiente. Dichas hojas se caracterizan por ser ligeramente carnosas, tener forma cilíndrica y aplanada en los extremos con el ápice agudo a redondeado, ser muy estrechas, presentar el margen entero y mostrar una coloración verde-grisácea.

Las flores se disponen numerosas en inflorescencias corimbosas que se desarrollan en el ápice de tallos que superan el tamaño de los tallos vegetativos. Estas flores son pequeñas, pueden presentar de 5-6 pétalos, cada pétalo presenta una coloración amarilla y las anteras son de color pardo oscuro.

Sinonimia

Sedum reflexum

Consejos para el cultivo de la planta suculenta Sedum rupestre

Sedum rupestre es una planta extremadamente fácil de cultivar en el jardín siendo ideal para principiantes en el cultivo de plantas crasas. A continuación, sus cuidados básicos:

Iluminación:

En climas templados puede exponerse directamente a la luz solar sin problemas mientras que en países tropicales y subtropicales agradece unas horas de sombra principalmente al mediodía. No se aconseja su cultivo en interiores debido a que se etiolarán (crecimiento desproporcionado en busca de luz) sus tallos con facilidad y no florecerá.

Temperatura:

Las temperaturas superiores a los 28C incentivan el crecimiento y formación de tallos florales; esto demuestra que el desarrollo de esta planta en climas tropicales es muy superior que en climas templados. En climas tropicales el crecimiento puede ser constante durante todo el año mientras que en climas templados se observa una parada vegetativa muy marcada en épocas invernales. Es una especie capaz de tolerar temperaturas cercanas a los 5C, pero inferiores suponen un elevado riesgo de muerte. Su rango óptimo se encuentra entre los 25-35C.

Sustrato:

Se adapta muy bien a sustratos tanto ricos como bajos en nutrientes sin sufrir marcados cambios en su desarrollo fisiológico y morfológico. Es imprescindible que dichos sustratos posean un óptimo drenaje ya que los encharcamientos provocan rápidamente la pudrición del sistema radical. Se puede cultivar sin problemas en sustratos comerciales para plantas crasas y cactáceas con una incorporación extra de arena gruesa u otro material que favorezca el drenaje.

Frecuencia de riego:

Regar preferiblemente 2 o 3 días luego de secarse el sustrato completamente. Es una planta muy resistente a largas temporadas de sequía siendo capaz de sobrevivir con las precipitaciones ocasionales cuando ha formado una colonia considerable. 

Plagas y enfermedades:

Atacada frecuentemente por cochinillas, pulgones, ácaros, hormigas, nemátodos del sustrato, aves y moluscos (caracoles y babosas). También puede ser afectada por numerosos hongos patógenos que provocan la caída del follaje y pudrición de los tallos. Se recomienda aplicar un fungicida sistémico de amplio espectro y un insecticida-acaricida sistémico cada 3 meses si las plagas son comunes donde se cultiva y siempre plantar en sustratos previamente desinfectados.

Multiplicación:

Muy sencilla por esquejes de tallos de más de 10 cm de largo; enraízan con facilidad.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario