domingo, 31 de diciembre de 2017

Orbea verrucosa, una planta suculenta ideal para tí



Descripción general de la planta suculenta llamada Orbea verrucosa. Fotografía de la flor típica de esta especie.

Características generales de la planta suculenta Orbea verrucosa

Orbea verrucosa es una planta suculenta perteneciente a la subtribu Stapeliinae de la familia Apocynaceae muy cultivada en gran parte del mundo como planta de colección. Es originaria de Sudáfrica al igual que numerosas especies cercanas como Orbea pulchella con la cual se confunde bastante (se diferencian principalmente en la forma de las estructuras reproductoras donde en Orbea pulchella la corona basal es mucho más visible y con terminaciones agudas mientras que en Orbea verrucosa es menos visible y las terminaciones son más redondeadas).

Vista de la flor típica y los tallos de la planta suculenta Orbea verrucosa

Vista de la flor típica y los tallos de la planta suculenta Orbea verrucosa



Esta especie se caracteriza por formar tallos delgados, muy ramificados, con crecimiento rápido si las temperaturas superan los 25C y suculentos de +/- 12 cm de altura que poseen cuatro costillas claramente visibles. En el margen de cada costilla se disponen numerosos tubérculos cónicos muy pronunciados y carnosos. En el ápice de cada tubérculo se ubican pequeñas hojas reducidas en escamas que tienden a secarse rápidamente (caducas). Mientras los tallos se van ramificando, los nuevos brotes desarrollan numerosas raíces adventicias como método de colonización de nuevas áreas del sustrato y facilitan la reproducción asexual de la planta.

Las flores se disponen solitarias en los tallos, pero comienzan su desarrollo mientras los nuevos brotes crecen, es decir, cuando surge un nuevo tallo, dicho tallo comienza a desarrollar una flor. Las flores se ubican en los laterales de las axilas (ubicación extra-axilar) y necesitan más de 15 días para terminar su formación. Cada flor desarrolla un largo pedúnculo de +/- 6 cm de largo, la corola presenta 5 segmentos que forma una estrella de +/- 5 cm de diámetro, cada segmento presenta el ápice ligeramente curvado hacia detrás y el centro de la flor es redondeado. La coloración externa de las flores es amarilla crema mientras que el interior presenta una coloración amarilla crema con numerosas manchas pardo-rojizas. Las manchas son mucho más numerosas en la región central que rodea las estructuras reproductoras llegando a algunas fusionarse formando pequeñas líneas irregulares.

Es necesario aclarar que no todos los botones florales llegan a culminar su desarrollo ya que se secan el botones muy rápido antes de formarse el pedúnculo floral.

Consejos para el cultivo de la planta suculenta Orbea verrucosa

Orbea verrucosa es una planta muy fácil de mantener en el jardín siendo ideal para las personas con pocas experiencias en el cuidado de plantas suculentas. A continuación, sus cuidados básicos:

Iluminación:

Es imprescindible que crezca en zonas con muy buena iluminación y que reciba +/- 6 horas de sol directo durante el día. Si crece en sitios sombríos los tallos crecerán desproporcionadamente y ningún botón floral logrará completar su desarrollo (no florecerá).

Temperaturas:

Requiere desarrollarse en climas cálidos o frescos donde las temperaturas se mantengan entre los 15-30⁰C. Es capaz de sobrevivir temperaturas cercanas a los 40⁰C, pero es muy susceptible a las inferiores a los 5⁰C (aumenta considerable el riesgo de pudrición).

Sustrato:

Muy permeable y con poca materia orgánica es ideal para esta especie. Una mezcla elaborada con un 70% de compuestos inorgánicos que favorezcan el drenaje (arena gruesa, vermiculita, entre otros) y 30% de compost o turba rubia es perfecta. No tolera crecer en sustratos que tienden a compactarse o encharcarse.

Frecuencia de riego:

Regar preferiblemente cuando los tallos se noten ligeramente arrugados para evitar un exceso de riego que provocaría la pudrición de las raíces. Utilizar agua de lluvia cuando se efectúe el riego.

Plagas y enfermedades:

 Es atacada con frecuencia por cochinillas, pulgones, ácaros y moluscos (caracoles y babosas). También es afectada por la peligrosa podredumbre negra y hongos patógenos. Se recomienda aplicar fungicidas e insecticidas-acaricidas sistémicos de amplio espectro cada tres meses o eliminar las plagas con plaguicidas orgánicos cuando se detecten.

Multiplicación:

Muy sencilla mediante separación de ramificaciones o por esquejes de tallos. También puede multiplicarse por semillas.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario