miércoles, 20 de diciembre de 2017

Aprende a cultivar Estrellas o Flores de Carroña con este manual



Manual básico para el cultivo de plantas suculentas de la subtribu Stapeliinae, subfamilia Asclepiadoideae, familia Apocynaceae

En la subtribu Stapeliinae se agrupan +/- 30 géneros de plantas suculentas, el número de estos géneros ha variado con el tiempo debido a reclasificaciones. Este grupo de suculentas ha ganado una elevadísima popularidad entre coleccionistas de todo mundo debido a que las flores son extremadamente variables, son generalmente muy atractivas y el cultivo es relativamente sencillo (con sus excepciones). Estas plantas son popularmente conocidas como flores de carroña, estrellas apestosas o estrellas de las moscas debido a que las flores expelen un olor muy desagradable que atrae principalmente a moscas (encargadas de la polinización). Otro aspecto muy interesante de este grupo es la elevada posibilidad de obtener híbridos porque se cruzan con facilidad, se pueden lograr cruces entre especies de un mismo género o incluso, especies de diferentes géneros. 

Posible híbrido de la especie Stapelia gigantea

Posible híbrido de la especie Stapelia gigantea



Los géneros más cultivados son: Huernia, Orbea, Orbeanthus, Stapelia, Ceropegia, Duvalia, Stapelianthus, Tromotriche, Frerea, Piaranthus, Echidnopsis, Caralluma, Edithcolea y Hoodia. Géneros como: Quaqua, Pseudolithos, Tridentea, White-sloanea, Rhytidocaulon, Larryleachia y Tavaresia son menos frecuentes en colecciones debido a la baja disponibilidad en viveros y complicados cuidados. 

En este post queremos ofrecerles los cuidados generales que requieren todas estas plantas para evitar pudriciones y lograr majestuosas floraciones.

Consejos para el cultivo de plantas suculentas conocidas como Flores de Carroña, subtribu Stapeliinae

Iluminación:

Requieren crecer en sitios intensamente iluminados e incluso, expuestas directamente a la luz solar de las primeras horas de la mañana y finales de la tarde. En países templados es posible ubicarlas durante todo el día a la luz del sol siempre y cuando las temperaturas no superen los 35°C. La intensidad del sol de países tropicales en horas del mediodía puede provocar quemaduras en los tallos de la mayoría de las especies (existen algunas que si lo toleran pero son la minoría) y el aborto de los capullos florales o marchitez acelerada de las flores. Por esto, es imprescindible que durante las horas más calientes, las plantas estén protegidas del sol directo por mallas de sombreado por ejemplo. 

Temperatura:

Más del 95 % de las especies de este grupo son endémicas de regiones tropicales y subtropicales del continente africano y por esto es necesario que crezcan bajo la influencia de altas temperaturas. El rango óptimo para la mayoría de las especies oscila entre los 28-35°C. Las altas temperaturas son un factor imprescindible para la apertura total de los capullos florales, es decir, en algunas ocasiones las flores no logran abrir por completo debido a que las temperaturas son muy bajas en ese momento. Además, no logran soportar temperaturas inferiores a los 5°C y mucho menos las heladas.

Sustrato:

Este es uno de los aspectos más importantes en el cultivo de este grupo de suculentas ya que son extremadamente susceptibles a la pudrición de las raíces y base de los tallos (hay algunas especies más tolerantes pero muy pocas). Cada coleccionista tiene su mezcla ideal, la cual logran según sus experiencias en el cultivo de estas plantas. Nosotros recomendamos una mezcla de 1/2 de arena gruesa y 1/2 de materia orgánica desinfectada. Dicha mezcla suele ser muy eficiente para la mayoría de las especies aunque debemos mencionar que existen algunas que requieren crecer en sustratos 80%-90% minerales. De todas formas en el rápido drenaje del sustrato está la clave. Además recomendamos siempre formar una capa de arena gruesa en la superficie del sustrato para evitar el contacto directo de la materia orgánica con los tallos (tratar que solamente las raíces entren a la materia orgánica).

Frecuencia de riego:

El riego es otro de los aspectos más importante en el cultivo de estas plantas ya que el mayor número de muertes se deben a excesos de agua. Son plantas muy bien adaptadas a sobrevivir largas temporadas de sequía y por esto el principal enemigo de ellas es el exceso de riego. Cada especie o grupos de especies requieren diferentes frecuencias de riego y por esto, es imprescindible indagar un poco sobre la biología de las que se tengan (tener etiquetadas las plantas para facilitar la búsqueda de información). Existen algunas que requieren un riego mensual mientras otras prefieren un riego semanal. Para no fallar nosotros utilizamos un método muy sencillo que se basa en comprobar manualmente la turgencia de los tallos, es decir, con ayuda de los dedos ejercemos ligera presión en los tallos y en caso de no estar turgentes (rígidos) se riega. El riego debe aplicarse siempre a la altura del sustrato y cuando las temperaturas sean mayores a los 20°C. Regar preferiblemente a primeras horas de la mañana ya que un riego al mediodía puede provocar la quemadura de las raíces cuando el agua es calentada por el sol o las altas temperaturas. 

Vista de un híbrido de Huernia florecido

Vista de un híbrido de Huernia florecido


Plagas y enfermedades:

Las Flores de Carroña son un manjar para un gran número de plagas y por ello hay que siempre estar vigilantes para evitar pérdidas. Son atacadas frecuentemente por cochinillas, pulgones y moluscos. Las cochinillas y pulgones provocan deformaciones en el crecimiento, amarillamiento de tallos, caída prematura de flores o capullos florales y permiten la proliferación de hongos patógenos. Uno de los principales enemigos de estas plantas es la llamada pudrición negra que es producida por una combinación de hongos y bacterias presentes en suelos infectados. Se recomienda aplicar insecticidas orgánicos o químicos (preferiblemente sistémicos) de forma regular y fungicidas de amplio espectro. Además siempre se debe desinfectar el sustrato en el que se plantarán estas plantas. 

¿Qué hacer si la base de los tallos esta blanda (podrida) o se observan manchas negras en varias regiones del tallo?

El mejor remedio es realizar un corte 2-3 cm por encima de la zona podrida hasta que se observe el tallo sano, aplicar una capa de canela en polvo en el área del corte y dejar el tallo en una zona iluminada (no a pleno sol) y fresca durante una semana para luego plantar nuevamente. Las manchas en los tallos son generalmente hongos que pueden ser combatidos con fungicidas sistémicos o cortando superficialmente donde se encuentren las cepas (aplicar canela en las heridas provocadas por los cortes).

Vainas formadas en la especie Huernia schneideriana

Vainas formadas en la especie Huernia schneideriana


Multiplicación:

La mayoría de las especies desarrollan una gran cantidad de tallos (ramificaciones) que servirán para multiplicarlas asexualmente. Los tallos cortados deben ser plantados una semana después de cortados para que la herida de corte esté completamente cicatrizada. Otro de los métodos más utilizados es por semillas (algunas especies solo se reproducen por este método) ya que por este se obtienen los híbridos y una gran cantidad de plantas (las vainas desarrollan muchas semillas en estas plantas). Las semillas deben sembrarse superficialmente en bandejas que contengan un sustrato húmedo conformado por 2/3 de materia orgánica y 1/3 de arena gruesa (granulometría fina) y con una temperatura interna de 24°C o superior. Las bandejas deben hermetizarse con ayuda de una lámina de nylon para conservar la humedad del sustrato hasta que germinen las semillas. Luego de germinadas las semillas se deben destapar las bandejas y tratar a las plántulas como ejemplares adultos.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario