domingo, 26 de noviembre de 2017

Manual básico para el cultivo de cactus del género Ariocarpus



Manual básico para el cultivo de los cactus del género Ariocarpus. Fotografías de representantes de este grupo de cactáceas.

En la familia Cactaceae existe un pequeño género de cactus (endémico de México) muy apreciado por coleccionistas de todo el mundo por la belleza de sus flores y la forma de sus tallos; este grupo es conocido como Ariocarpus. Los cactus de este género se caracterizan por carecer de espinas visibles (poseen espinas microscópicas), poseer raíces muy tuberosas y tallos con tubérculos cónicos que presentan coloraciones muy similares a rocas. Estas plantas viven casi enterradas en su totalidad en el sustrato exponiendo solo la superficie de los tubérculos y por esto, son casi invisibles para animales herbívoros. Las flores son generalmente grandes y coloridas agregando un gran valor ornamental. Este elevado valor ornamental ha provocado una extracción intensiva de estas plantas del hábitat natural provocando que muchas se encuentren en peligro de extinción. Actualmente se encuentran protegidas y solo se permiten comercializar aquellas que hayan cultivado en viveros o instituciones agrícolas. Estos cactus son de los más caros en el mercado por su lento crecimiento y baja disponibilidad de semillas.

Colección de cactus del género Ariocarpus

Colección de cactus del género Ariocarpus



En este post queremos compartir los cuidados necesarios que necesitan estas plantas para evitar la muerte repentina de estas joyas naturales en el jardín.

Consejos para el cultivo de Ariocarpus en casa

Iluminación:

Prefieren crecer totalmente expuestos al sol con una ligera protección (un poco de sombra utilizando mallas de sombreado) en las días más calientes del verano. Durante las demás estaciones cultivar a sol directo.

Temperaturas:

Mucho calor para obtener floraciones y un crecimiento natural. El rango óptimo para estas especies se encuentra entre los 26-35°C. Toleran temperaturas cercanas a los 10°C cuando el sustrato está completamente seco.

Sustrato:

Muy mineral con muy poca materia orgánica y con un drenaje perfecto. Agradece crecer en sustratos con pH básico. Nosotros cultivamos algunos ejemplares en 95% de piedra caliza y 5% de materia orgánica.

Frecuencia de riego:

Es uno de los factores que más debemos tener en cuenta porque son extremadamente susceptibles a la podredumbre de las raíces por exceso de humedad en el sustrato. Se recomienda regar cada 15 o 20 días en temporadas cálidas y no efectuar el riego en temporadas invernales. Son de los cactus más resistentes a la sequía conocidos.

Plagas y enfermedades:

Son rara vez atacados por plagas aunque algunos cóccidos (cochinillas) pueden alojarse sobre los tubérculos. También son afectados por nemátodos del sustrato (en sustratos infectados) que provocan heridas en las raíces y por hongos patógenos.

Trasplante:

Estas plantas desarrollan un sistema radical muy grueso y por ello se recomienda un trasplante cada 2-3 años.

Vista del cactus Ariocarpus trigonus

Vista del cactus Ariocarpus trigonus


Multiplicación:

Se multiplican exclusivamente por semillas y es un proceso extremadamente lento porque son cactus de crecimiento muy lento. En algunas instituciones se están multiplicando mediante cultivos in vitro para acelerar el crecimiento.

Injertos:

Algunos coleccionistas injertan estas plantas sobre Pereskiopsis spp luego de germinar las semillas para acelerar el crecimiento; luego son reinjertados en otros cactus más resistentes como Myrtillocactus geometrizans o Acanthocereus tetragonus para lograr acortar el ciclo biológico y obtener flores y semillas en menos tiempo. El injertado de estas especies puede provocar deformaciones en el crecimiento o crestaciones.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario