viernes, 13 de octubre de 2017

Una orquídea que debes tener en el jardín, Dendrobium lindleyi



Fotografías y descripción de la orquídea Dendrobium lindleyi (sin. Dendrobium agreggatum). Consejos básicos para su cultivo en el jardín.

Características generales de la orquídea Dendrobium lindleyi
 
Dendrobium lindleyi es una orquídea epífita de pequeño porte originaria de países del continente asiático donde crece en bosques donde predomina la vegetación caducifolia. Es ampliamente cultivada en todo el mundo con fines ornamentales porque a pesar de poseer pseudobulbos pequeños, las espigas florales desarrollan flores muy vistosas, numerosas y de gran tamaño. Es una orquídea común en las colecciones que generalmente se encuentra clasificada con su antiguo nombre: Dendrobium agreggatum

Flores típicas de la orquídea Dendrobium lindleyi

Flores típicas de la orquídea Dendrobium lindleyi


Esta especie se caracteriza por formar pseudobulbos alargados, ligeramente globosos con numerosas estriaciones o canales (la visibilidad de estas estriaciones depende del nivel de hidratación de los pseudobulbos) y verdes brillantes que miden +/- 5 cm de largo por +/- 1.5 cm de ancho en la región media (tanto la base como el ápice del pseudobulbo es mucho más estrecha). Los pseudobulbos en esta especie se desarrollan muy cercanos unos de otros encontrándose más de 3 pseudobulbos por cada 5 cm2. El crecimiento general de la planta (formación constante de pseudobulbos en el tiempo) es diagonal siendo común encontrar colonias formando espirales en ramas delgadas. En el extremo de los pseudobulbos se desarrolla una única hoja de +/- 8 cm de largo por +/- 2 cm de ancho, elíptica, muy dura (coriácea), perenne, de color verde brillante y con el margen entero.

Las flores se desarrollan en inflorescencias racimosas subterminales que se originan de los pseudobulbos jóvenes. Estas inflorescencias son semi-erectas a péndulas en dependencia de la cantidad de flores que contengan. El número de flores por racimo depende de la salud, edad y estado nutricional de la planta y por esto, se pueden observar de 3-15 flores o más por inflorescencia (el tamaño del tallo floral mide +/- 15 cm de largo y la variación de sus dimensiones está directamente relacionada con el número de flores que producirá). Las flores se caracterizan por medir +/- 2.5 cm de diámetro, tienen los sépalos estrechos con forma elíptica a lanceolada, los pétalos elípticos a redondeados y el labelo muy grande (+/- 1.5 cm de diámetro) con forma redondeada con el margen ligeramente ondulado a entero y cubierto por una vellosidad muy fina. Tanto el labelo como los pétalos y los sépalos presentan una coloración amarilla-anaranjada muy vistosa. Las flores en esta especie son fragantes pero su aroma es muy suave. 

Vista de la inflorescencia de la orquídea Dendrobium lindleyi

Vista de la inflorescencia de la orquídea Dendrobium lindleyi


Consejos para el cultivo de la orquídea Dendrobium lindleyi

Dendrobium lindleyi no es considerada una orquídea para principiantes según las experiencias populares, pero realmente no necesita de cuidados muy específicos para su óptimo desarrollo. A continuación, sus requerimientos de cultivo:

Iluminación:

Requiere de muy buena iluminación para crecer saludable y florecer. Admite la exposición solar directa al sol de primeras horas de la mañana y finales de la tarde, aunque se aconseja cultivar bajo luz solar filtrada por mallas de sombreado. No se recomienda cultivar en interiores a no ser que se disponga de fuentes de luces artificiales muy intensas.

Temperaturas:

Prefiere crecer en climas frescos a cálidos donde los inviernos no sean muy fuertes. Las temperaturas ideales para está orquídea se encuentran entre los 18-30 °C, pero necesita de una bajada marcada en invierno (entre los 6-9°C) para incentivar la formación de espigas florales en la primavera.

Sustrato:

Se puede cultivar tanto en macetas como en troncos para epífitas. El sustrato de las macetas debe ser elaborado de la siguiente manera: 1/3 mantillo de hojas, 1/3 de trozos de cortezas de pino o helechos arborescentes y 1/3 de trozos pequeños de barro cocido y carbón vegetal. En troncos para epífitas el crecimiento de la planta formara una espiral de pseudobulbos muy atractiva.

Frecuencia de riego:

Regar con frecuencia en épocas cálidas para evitar la sequedad total del sustrato. En temporadas invernales el riego debe ser completamente suspendido para evitar hongos patógenos y pudriciones.

Plagas y enfermedades:

Es atacada por moluscos, cochinillas, pulgones y hongos. Los moluscos los podemos evitar si colocamos la planta en sitios elevados. Tanto cochinillas como pulgones aparecen con frecuencia alimentándose de la savia de las hojas, flores y pseudobulbos; estos pueden ser eliminados manualmente o con plaguicidas específicos. Los hongos aparecen si la humedad es demasiado elevada o el sustrato se encuentra encharcado; aconsejamos aplicar cada 1-2 meses un fungicida de amplio espectro.

Multiplicación:

Muy fácil a partir de divisiones de pseudobulbos o por semillas mediante cultivos in vitro.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario