viernes, 15 de septiembre de 2017

Mantén majestuosas a tus Hoodias con nuestros consejos de cultivo!!!



Manual básico para el cultivo de plantas suculentas del género Hoodia. Fotografías de representantes de este grupo de plantas.

Breve descripción de las plantas del género Hoodia

El género Hoodia es un grupo de plantas oriundo de zonas áridas de la región sur del continente africano y pertenece a la subfamilia Asclepiadoideae (antes familia Asclepiadaceae) de la familia Apocynaceae.  En la actualidad solo se han descrito de 10-15 especies pero se han logrado numerosos híbridos mediante el cruce entre especies del mismo género o con otros como por ejemplo: Stapelia. Este grupo de plantas es muy apreciado por los coleccionistas debido a la morfología de sus tallos (muy similar a cactus columnares) y vistosas flores. Los tallos se caracterizan generalmente por medir +/- 80 cm de altura por +/- 8 cm de diámetro, ser cilíndricos, erectos y presentar numerosas costillas con prolongaciones espinosas a todo lo largo de estas. Las flores son muy vistosas con coloraciones (del rojo al amarillo) y tamaño variable en dependencia de la especie, generalmente presentan los segmentos de la corola totalmente soldados y son polinizadas por moscas debido a que desprenden un olor fétido. Los frutos presentan dos folículos formando una V en la cual se desarrollan numerosas semillas planas que son dispersadas por el viento gracias a una estructura pilosa llamada vilano

Detalles de la flor de una especie del género Hoodia

Detalles de la flor de una especie del género Hoodia


Consejos para el cultivo de las plantas suculentas del género Hoodia

Iluminación:

Estas plantas necesitan crecer en sitios con un iluminación intensa llegando a tolerar la exposición directa al sol. En épocas muy cálidas se deben proteger del sol intenso del mediodía porque provocará quemaduras en los tallos y marchitará rápidamente las flores.

Temperaturas:

Requieren crecer en climas donde las temperaturas predominantes sean muy altas y los inviernos muy suaves. Son plantas muy susceptibles a podrirse si las temperaturas predominantes disminuyen de los 12⁰C. Su rango óptimo de temperaturas se encuentra entre los 25-35⁰C; hay especies capaces de tolerar temperaturas superiores a los 40⁰C. En climas templados se recomienda disponer de un invernadero para proteger a estas plantas del frío invierno.

Sustrato:

Es imprescindible que el sustrato presente un drenaje perfecto porque los encharcamientos pudrirán el sistema radical con rapidez. Se puede utilizar una mezcla de 1/3 de tierra de jardín desinfectada, 1/3 de humus de lombriz con trozos de carbón vegetal y 1/3 de arena gruesa

Frecuencia de riego:

En estaciones cálidas se debe efectuar el riego 1 vez semanal o quincenal en dependencia de las temperaturas predominantes. En temporadas más frías se debe regar 1 vez mensual. Evite pulverizar la planta porque no soporta una elevada humedad ambiental, es decir, la pudrirá. 

Tallo con flor de una especie del género Hoodia

Tallo con flor de una especie del género Hoodia


Plagas y enfermedades:

Es atacada por pocas plagas aunque las cochinillas y pulgones aparecerán en algún momento del año. Se alojan principalmente entre las costillas del tallo y en la base de las flores. Los moluscos (caracoles y babosas) devoran segmentos de los tallos y flores si logran alcanzar la planta. Tener cuidado con los hongos porque pudrirán el sistema radical muy rápido si se utilizan sustratos sin desinfectar o con pésimo drenaje.

Multiplicación:

Se multiplica principalmente mediante semilleros en temporadas frescas donde la temperatura del sustrato se mantenga superior a los 18⁰C. También se puede multiplicar mediante esquejes de tallos o injertando dichos esquejes sobre Stapelia gigantea (la más resistente del género).

Dos tallos de suculentas del género Hoodia proveniente de un semillero

Dos tallos de suculentas del género Hoodia proveniente de un semillero


Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario