viernes, 21 de abril de 2017

Evitemos la extracción de cactus del Hábitat. Mira las consecuencias



Consecuencias graves que sufre la naturaleza cuando tomamos un cactus de su hábitat natural. Di no a la extracción irresponsable. 

Di no a la extracción furtiva de cactáceas 

Muchos aficionados en el cultivo de cactus visitan diferentes regiones del mundo en busca de nuevas especies para sus colecciones. El principal error que cometen dichas personas es que no van a comprarlas a viveros especializados, sino que los extraen directamente del hábitat natural. La extracción inconsciente o intencional de dichas plantas de su entorno supone graves consecuencias para el ecosistema circundante porque se rompe el equilibrio ecológico. Los cactus forman parte de la flora local del área donde crezcan y juegan un papel fundamental en el equilibrio del ecosistema.

Di no a la extracción furtiva de cactáceas


A continuación les argumentamos las principales consecuencias que suponen estos actos para las especies y la Naturaleza en general:

- De cientos de semillas que desprende un cactus adulto solo llegarán a la adultez menos de una decena. Muchas semillas no lograrán germinar porque no consiguen establecerse en un nicho adecuado, otras germinarán en zonas donde el sol quemará rápidamente las plántulas o serán devoradas por animales herbívoros luego de germinadas. Las pocas que logran sobrevivir necesitan más de 10 meses para tolerar de forma eficiente todas las inclemencias climatológicas que puedan afectarlas. Durante los primeros años de vida las plántulas son extremadamente delicadas y están totalmente expuestas al ataque de hongos u otras plagas, daños físicos y fisiológicos por cambios climáticos repentinos. 

- Existen numerosas especies de animales que necesitan de estas plantas para su supervivencia. Ejemplos: Muchos insectos, aves y mamíferos se alimentan de los frutos de muchas cactáceas y del néctar de las flores.

- La mayoría de los cactus adquieren su adultez a los 10 o más años de edad (algunos necesitan más de 30 años), es decir, al paso de todos esos años no formarán flores y por tanto, no podrán dejar descendencia. Si extraemos cactus jóvenes del hábitat, privaremos a la naturaleza de las futuras generaciones y disminuirá drásticamente la esperanza de vida de la población local en el ecosistema. 

- Casi todos los géneros de cactus solo forman semillas mediante la polinización cruzada, es decir, necesitamos dos individuos separados para que sus flores puedan polinizarse. Un ejemplo: Si existen 2 cactus en un área determinada y extraes uno, el otro nunca formará frutos ni semillas y no dejará descendencia. Aunque muchos cactus son capaces de formar semillas mediante autopolinización de las flores, solo sobrevivirán muy pocos como explicábamos al principio.

- Un cactus extraído del hábitat tiene menos del 50% de posibilidad de supervivencia en un hábitat diferente. No todos logran adaptarse al cultivo en macetas ni en climas diferentes, es decir, miles mueren en el intento de sobrevivir. También son muy susceptibles cuando son atacados por plagas diferentes a las presentes en su ambiente natural.

- La Naturaleza no es un vivero especializado en multiplicación de cactáceas ni de otras plantas, es decir, a la Naturaleza le toma decenas de años en reponer las especies en hábitats específicos y millones de años en evolucionar dichas especies a adaptarse a estos hábitats y sus cambios en el tiempo. Si tomamos cactus adultos del hábitat puede suponer un atraso de más de 60 años para la repoblación natural o provocar la extinción completa de la especie en dicha área. 

Esperamos que con las anteriores argumentaciones no contribuyan nunca a este acto inconsciente y adquieran estás plantas solo de personas u organizaciones que se dedican al cultivo de estas plantas sin afectar la Naturaleza. Por suerte para los protectores de estas plantas, muchos países han implementado fuertes medidas conservacionistas que condenan fuertemente (años de cárcel) a personas que extraigan estas plantas de su entorno.

Páginas relacionadas:


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario