miércoles, 19 de abril de 2017

Un cactus que debes conocer, Mammillaria surculosa



Fotografías y descripción del cactus llamado Mammillaria surculosa. Consejos básicos para su cultivo en el jardín.

Descripción del cactus ornamental Mammillaria surculosa

Mammillaria surculosa es un pequeño cactus globoso y colonial perteneciente a la familia Cactaceae y originario de regiones desérticas de México. Actualmente es cultivado en numerosos países del mundo por su elevado valor ornamental y fácil cultivo. Crece fundamentalmente en zonas rocosas y ligeramente expuestas a la luz solar.

Cactus Mammillaria surculosa en maceta

Cactus Mammillaria surculosa en maceta


Esta especie se caracteriza por ser muy pequeña (+/- 3.5 cm de altura y +/- 2.5 cm de diámetro) pero muy prolífica, es decir, forma grandes montículos de pequeños cactus que pueden cubrir más de 15 cm2 de área en poco tiempo. Las mamilas (tubérculos) que se desarrollan en el tallo son verde oscuras, tienen  forma cilíndrica y miden +/- 7.5 mm de largo por +/- 3.5 mm de ancho. Además, la disposición de las mamilas en el tallo es ligeramente espiralada. A diferencia de otros cactus del género no se observan las axilas lanosas. En el ápice de las mamilas se disponen de 13-15 espinas radiales (miden aproximadamente 1 cm de largo) blanquecinas y una espina central parda-amarillenta con el extremo ganchudo de aproximadamente 1.5 cm de largo.  

Las flores surgen de las axilas apicales de los tubérculos maduros. Estas son bastante grandes en comparación con el tamaño de la planta (casi 2 cm de diámetro) y 1.5 cm de largo del tubo floral. Las flores presentan una coloración amarilla brillante muy atractiva. En el centro de la flor se observan numerosos estambres con las anteras amarillas y un estigma multilobulado (6 lóbulos) central de color verde-amarillento.

La época de floración comienza a principios de la primavera hasta finales del verano.

Vista apical de la flor del cactus Mammillaria surculosa

Vista apical de la flor del cactus Mammillaria surculosa


Consejos para el cultivo del cactus Mammillaria surculosa

Es un cactus muy fácil de cuidar en el jardín pero es muy susceptible a la pudrición por exceso de humedad en el sustrato. A continuación sus cuidados básicos:

Iluminación: Necesita luz intensa para crecer rápido y florecer en abundancia. No se recomienda exponerlo directamente al sol en horas del mediodía durante el verano para evitar quemaduras. No cultivar en sitios umbríos porque no florecerá y crecerá más lento y débil.

Temperaturas: Requiere crecer en climas frescos o cálidos donde las temperaturas no disminuyan nunca de los 8⁰C.  Su rango óptimo de temperaturas se encuentra entre los 12-25⁰C.

Sustrato: Es imprescindible que la tierra posea un drenaje perfecto para evitar encharcamientos prolongados. Crece muy bien en sustrato elaborados a base de turba, tierra desinfectada, arena gruesa y trozos de carbón vegetal.

Vista lateral de la flor del cactus Mammillaria surculosa

Vista lateral de la flor del cactus Mammillaria surculosa


Frecuencia de riego: Regar siempre cuando el sustrato se seque por completo para un mejor resultado. Tener cuidado con el riego si predominan bajas temperaturas porque pueden provocar pudriciones radiculares.

Plagas y enfermedades: Es atacada por cochinillas y caracoles. Controlar las plagas para evitar la caída de los capullos florales o deterioro de la salud general de la planta.

Multiplicación: A partir de semillas o por división de hijuelos.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario