sábado, 11 de marzo de 2017

Todos los cuidados del cactus Bola de Nieve, Mammillaria plumosa



Fotos y características del cactus Bola de Nieve, Mammillaria plumosa. Consejos básicos para el cultivo de la especie en el jardín.

El cactus Bola de Nieve, Mammillaria plumosa

Mammillaria plumosa es un pequeño cactus globoso y colonial muy popular en colecciones de todo el mundo por su exótica morfología. Es una especie originaria de México pero su valor ornamental ha permitido su introducción en jardines de otros continentes. Este elevado valor ornamental ha provocado una reducción preocupante de sus poblaciones naturales por la extracción ilegal con fines comerciales o por coleccionistas (en un futuro muy cercano puede llegar a extinguirse).

Vista del Cactus Bola de Nieve en floración, Mammillaria plumosa

Vista del Cactus Bola de Nieve en floración, Mammillaria plumosa


El Cactus Bola de Nieve se caracteriza por formar pequeñas colonias de aproximadamente 50 cm de diámetro o más; un cactus individual no supera los 7 cm de altura ni los 10 cm de diámetro. El tallo es globoso conformado por numerosas mamilas de +/-1.5 cm de largo; cada mamila presenta una coloración verde oscura. Las mamilas presentan en su región terminal numerosas espinas radiales (esta especie no desarrolla espinas centrales) de aproximadamente 1 cm de largo, con numerosas cerdas laterales (similares a la pluma de un pájaro, de ahí su epíteto: plumosa) y de color blanco. Estas espinas radiales son tan numerosas que es casi imposible observar las mamilas del cactus. 

Las flores surgen en la base de las mamilas (en el género Mammillaria las areolas están divididas en dos donde en la base de las mamilas se desarrollas las flores, frutos e hijuelos y en el ápice se producen las espinas) sobresaliendo entre las espinas. Son pequeñas (+/- 1 cm de largo y diámetro), con pétalos de color amarillo pálido y con simetría radial. En el centro de las flores se observa un estigma multilobulado de color blanco amarillento y numerosos estambres amarillos.

Los frutos son cónicos con numerosas semillas de color pardo en su interior.

Consejos para el cultivo del cactus Bola de Nieve, Mammillaria plumosa

Mammillaria plumosa es fácil de cultivar en el jardín pero es susceptible al exceso de agua siendo su principal enemigo. A continuación sus cuidados básicos:

Iluminación: Es un cactus que necesita mucha luz para crecer saludable y florecer. Aunque muchas especies del género agradecen el sol directo, esta prefiere crecer a semisombra o bajo luz solar filtrada. Se puede exponer al sol durante las primeras horas de la mañana y las finales de la tarde antes del crepúsculo. 

Otra foto del cactus Bola de Nieve, Mammillaria plumosa

Otra foto del cactus Bola de Nieve, Mammillaria plumosa


Temperaturas: Requiere un clima donde predominen altas temperaturas. Su rango óptimo está entre los 15-30°C. Aunque tolera temperaturas algo inferiores a los 10°C no aconsejamos exponerla para evitar posibles pudriciones.

Sustrato: Necesita crecer sobre un sustrato muy poroso donde el agua drene muy rápido porque es susceptible a pudriciones por estancamiento prolongado. Se recomienda utilizar sustratos preparados específicamente para cactus y crasas con una adición de una capa de gravilla o arena gruesa.

Frecuencia de riego: Regar siempre que el sustrato se seque por completo pero sin encharcarlo. En verano requiere un riego más frecuente mientras que en invierno debe ser reducido drásticamente.

Plagas y enfermedades: No es frecuentemente atacado por plagas pero si lo alcanza alguna cochinilla será muy difícil de detectar porque se alojan en la base de las mamilas. Por eso recomendamos de vez en cuando revisarla moviendo un poco las espinas radiales para exponer las mamilas. 

Multiplicación: Mediante la división de hijuelos que surgen en los laterales del cactus o a partir de semillas.

Páginas relacionadas:


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario