martes, 7 de marzo de 2017

La bulbosa de Pascua, Lilium longiflorum



Características y fotografías de la planta ornamental conocida como Lirio de Pascua, Lilium longiflorum. Consejos básicos para su cultivo.

El majestuoso Lirio de Pascua, Lilium longiflorum

Lilium longiflorum es una especie herbácea bulbosa de la familia Liliaceae ampliamente cultivada en jardines y por empresas agrícolas especializadas en flores. Sus flores son utilizadas en la elaboración de arreglos florales por su alta durabilidad luego de cortada, por sus grandes tallas y agradable fragancia. Esta especie es originaria de Japón pero su valor ornamental ha permitido su cultivo en países de casi todos los continentes.

Flor típica del Lirio de Pascua, Lilium longiflorum

Flor típica del Lirio de Pascua, Lilium longiflorum


El Lirio de Pascua se caracteriza por formar largos y erguidos (a veces péndulos) tallos solitarios o muy poco ramificados que alcanzan tallas superiores a los 120 cm de altura. Estos tallos desarrollan numerosas hojas lanceoladas de color verde oscuro que se disponen opuestas sobre ellos. Los tallos al igual que las hojas poseen un color verde muy conspicuo.

Las hojas miden +/- 15 cm de largo por +/- 4 cm de ancho con el ápice redondeado o agudo, se observa un nervio central muy conspicuo, son envainadoras (no presentan peciolo; envuelven el tallo) y son ligeramente péndulas, es decir, se pliegan hacia abajo. Además, la alternancia de las hojas no es uniforme debido a que si observamos desde el ápice del tallo existen hojas dispuestas hacia diferentes regiones similares a una roseta.

Las flores son el principal atractivo de la especie por su gran tamaño y agradable aroma. Aparecen en el ápice de los tallos donde pueden formarse de 1-5; generalmente abren de 1-2 al mismo tiempo que serán renovadas por los siguientes botones florales en formación. Tienen forma acampanada con la corola formada por 6 tépalos que se pliegan hacia atrás en su región media superior. La coloración de la corola es totalmente blanca con tonos verdosos (líneas observables en la garganta floral) en la zona basal. En el centro de la flor se proyectan de 4-6 estambres y un estigma central globular y multilobulado en el ápice muy pegajoso.

Vista de la planta del Lirio de Pascua, Lilium longiflorum

Vista de la planta del Lirio de Pascua, Lilium longiflorum


Nombre popular en inglés

Easter Lily

Consejos para el cultivo del Lirio de Pascua, Lilium longiflorum

Lilium longiflorum se cultiva principalmente en países templados pero se adapta muy bien al cultivo en los trópicos. Sus cuidados son mínimos y por ello es recomendado para personas sin experiencias en el cultivo de bulbosas. 

A continuación sus cuidados básicos:

Iluminación: Requiere mucha iluminación para crecer y florecer pero no debe exponerse al sol directo. Esta planta en climas tropicales debe ser cultivada bajo mallas de sombreado o árboles de follaje leve que filtren la luz solar. En climas templados si tolera el sol directo en estaciones que no sean el verano.

Botón floral en desarrollo en el Lirio de Pascua, Lilium longiflorum. Obsérvese la posición apical de dicho botón en el tallo

Botón floral en desarrollo en el Lirio de Pascua, Lilium longiflorum. Obsérvese la posición apical de dicho botón en el tallo


Temperatura: Crece muy bien en climas frescos o cálidos donde las temperaturas no superen los 35C ni disminuya de los 5C. Temperaturas inferiores a los 5C pudren sus raíces y tallos, son mortales.

Sustrato: Es necesario que el sustrato sea muy orgánico, profundo y con una permeabilidad perfecta debido a que su sistema radical no soporta encharcamientos prolongados (ocurre asfixia radicular y las raíces mueren).

Frecuencia de riego: Regar regularmente para evitar la total sequedad del sustrato pero nunca dejándolo encharcado. Es una planta que agradece más la falta de agua que el exceso.

Bulbo expuesto del Lirio de Pascua, Lilium longiflorum

Bulbo expuesto del Lirio de Pascua, Lilium longiflorum


Plagas y enfermedades: No es muy atacada por plagas pero áfidos, cochinillas y nemátodos (atacan los bulbos) pueden atacarlo. Controlar las plagas para evitar represiones en la floración o contagio de enfermedades víricas o fúngicas mortales.

Multiplicación: Muy sencilla a partir de división de bulbos nuevos que se originan en los laterales del bulbo central.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:


No hay comentarios:

Publicar un comentario