lunes, 27 de febrero de 2017

Una suculenta que no querrás perderte. Haworthia cymbiformis



Fotografías y características de la planta suculenta Haworthia cymbiformis. Consejos básicos para su cultivo en el jardín.

Una preciosa suculenta para tu colección, Haworthia cymbiformis

Haworthia cymbiformis es una especie herbácea suculenta de la familia Asphodelaceae originaria de la región sur del continente africano. Esta planta crece principalmente en suelos arenosos en los cuales, se mantiene totalmente enterrada exponiendo solamente las regiones apicales transparentes de sus hojas. Esta transparencia es muy importante en el transcurso de la luz hacia el interior de sus hojas para la realización de la fotosíntesis. Además, este método de enterramiento le permite protegerse de la luz solar directa que puede infringir quemaduras graves en sus delicadas hojas. En la actualidad existen decenas de especies e híbridos del género cultivados en todo el mundo con fines ornamentales, Haworthia cymbiformis es una de las plantas más frecuentes de encontrar en las colecciones.

Una preciosa suculenta para tu colección, Haworthia cymbiformis


Esta especie se caracteriza por formar una pequeña roseta muy compacta de hojas que surgen directamente de las raíces, es decir, no se observa un tallo evidente. La planta no logra sobrepasar los 5 cm de altura considerándose una de las más pequeñas del género. En épocas invernales tiende a formar numerosos hijuelos entre las hojas llegando a establecer pequeñas colonias.

Las hojas son muy carnosas y por esto se observan muy juntas entre ellas. Tienen forma lanceolada o ligeramente redondeadas con el ápice agudo (en algunas ocasiones se puede observar una protuberancia apical con forma de espina), el margen entero, no poseen peciolos, miden +/- 2 cm de largo por +/-1.5 cm de ancho, presentan una coloración verde clara o verde grisácea muy atractiva y tienen la región apical con numerosas bandas transparentes. Existen diversos cultivares donde se observan variegaciones foliares muy atractivas, es decir, regiones sin pigmentos (coloración blanca) en las hojas. 

Las flores aparecen frecuentemente a mediados o finales de invierno. La floración no posee un valor estético muy grande y generalmente pueden detener o enlentecer el crecimiento de la planta cuando las desarrollan; algunos aconsejan el corte de la espiga floral para que la planta no gaste energía en la formación de esta. La flores se disponen en inflorescencias individuales racimosas que desarrollan un escapo floral de +/- 10 cm de largo; en esta especie la inflorescencia no es muy grande en comparación con otras del género. Son muy pequeñas y cilíndricas con su región basal más ensanchada. El perianto floral se divide en dos segmentos multilobulados cuando la flor abre. Cada estructura del perianto es de color blanco con una línea central de color verde oscuro.

Consejos para el cultivo de la planta suculenta Haworthia cymbiformis

Haworthia cymbiformis es bastante sencilla de mantener en el jardín pero es muy susceptible al exceso de agua y bajas temperaturas. A continuación sus cuidados:

Iluminación: Necesita mucha luz para crecer y florecer siendo necesario cultivarla en sitios con buena iluminación. Se recomienda cultivar bajo luz solar filtrada porque el sol directo la quemará rápidamente.

Temperatura: Agradece crecer en ambientes cálidos donde las temperaturas no bajen de los 8°C en ninguna época del año. Es muy susceptible a temperaturas inferiores a los 5°C llegándoles a provocarle la muerte. En climas con inviernos fuertes se debe resguardar en invernaderos.

Floración de la planta suculenta Haworthia cymbiformis

Floración de la planta suculenta Haworthia cymbiformis


Sustrato: Es necesario un drenaje perfecto en el sustrato para que se desarrolle con normalidad. El estancamiento prolongado del agua la pudre en pocos días. Utilizar sustratos para plantas crasas preferiblemente.

Frecuencia de riego: Regar cuando se observe que el sustrato esté seco por completo. Es una planta que sobrevive mejor épocas de seca que de riegos frecuentes. Los riegos excesivos la pudrirán muy fácil.

Plagas y enfermedades: Es poco atacada por plagas pero en ocasiones se alojan entre sus hojas cochinillas, pulgones y ácaros. También pueden ser devoradas secciones de hojas por moluscos (caracoles y babosas).

Multiplicación: A partir de semillas o por separación de hijuelos. Los hijuelos deben dejarse secar durante 72 horas antes de ser plantados en un sustrato arenoso y húmedo para que enraícen. Generalmente enraízan de 1-2 semanas; procurar mantener la humedad en el sustrato durante este tiempo.

Páginas relacionadas:


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario