jueves, 23 de febrero de 2017

Una orquídea que debes conocer. Estrella de Fuego, Epidendrum radicans



Fotos y características de la orquídea conocida popularmente como Estrella de Fuego u orquídea Arcoíris, Epidendrum radicans. Consejos para su cultivo.

La orquídea Estrella de Fuego o Arcoíris, Epidendrum radicans

Epidendrum radicans es una orquídea terrestre originaria de regiones tropicales y subtropicales de América y naturalizada en el Caribe. Crece en terrenos abiertos con sustratos ricos en hojarasca, rocas y troncos caídos donde la exposición solar es casi total; en su hábitat natural no existe vegetación arborícola numerosa. Es una de las orquídeas más conocidas en América Central y frecuentemente cultivada como planta ornamental por sus hermosas flores y gran resistencia a las condiciones ambientales que imponen los trópicos.

Esta especie se caracteriza por formar tallos erectos (uno central por planta), delgados y muy poco ramificados. De dichos tallos se desarrollan numerosas raíces aéreas (son bastante largas, blancas con el extremo verde y carnosas) que utiliza la especie como medio de sostén y de absorción de agua; los tallos pueden tomar tallas superiores a 1 metro de altura (tallos muy largos tienden a doblarse por el peso si las raíces aéreas no logran apoyarse en alguna superficie para sostenerlos). La ruptura de secciones de los tallos puede incentivar la ramificación de la planta, esté proceso puede ser inducido por el hombre (cortes manuales) o natural (por fuertes vientos o contacto con animales). 

La orquídea Estrella de Fuego o Arcoíris, Epidendrum radicans


Las hojas se disponen alternas en los tallos, son envainadoras (su base envuelve el tallo), coriáceas, tienen forma lanceolada o ligeramente elíptica con una pequeña prolongación con forma de espina en el ápice, miden de 3-7.5 cm de largo por 1.35-2.5 cm de ancho y son de color verde oscuro o ligeramente violáceo si la exposición al sol es muy intensa.

Las flores se disponen en inflorescencias apicales que desarrollan un tallo floral de +/- 36 cm de largo. Las flores  poseen los pétalos y sépalos de similares tallas y el labelo muy pronunciado y modificado. El labelo cubre por completo a la columna para luego dividirse en tres lóbulos (uno central y dos laterales) que poseen el borde aserrado. Los pétalos y sépalos son rojos o anaranjados por completo o pueden poseer el margen amarillo; el labelo en su región basal es rojo-anaranjado para luego tomar una coloración amarilla en su región más apical (los tres lóbulos y parte del área que envuelve la columna); el borde de los lóbulos puede tornarse más anaranjado que amarillo. En los lóbulos del labelo se pueden manifestar pequeñas manchas rojizas o estar ausentes. Las inflorescencias pueden desarrollar de 5-15 flores (incluso más) lográndose una floración muy vistosa. La época de floración comienza a finales del invierno hasta finales de la primavera pero puede extenderse todo el año si las condiciones climáticas son favorables.

Luego de secadas todas las flores de la espiga floral aparecen nuevos brotes (ramificaciones) en esta como método de multiplicación vegetativa.

Vista del tallo de la orquídea Estrella de Fuego o Arcoíris, Epidendrum radicans
 
Vista del tallo de la orquídea Estrella de Fuego o Arcoíris, Epidendrum radicans


Consejos para el cultivo de la orquídea Estrella de Fuego o Arcoíris, Epidendrum radicans

Es una orquídea muy apreciada por su resistencia y por esto, es recomendada para personas con pocas experiencias en el cultivo de este grupo de plantas. A continuación sus cuidados:

Iluminación: Es una de las especies del género que más agradece la exposición directa al sol siendo imprescindible para lograr exuberantes floraciones. Se debe exponer totalmente a luz solar durante todo el día pero protegiéndola del sol intenso del mediodía en el verano; en las demás estaciones se expone todo el día. En ambientes umbríos es raro que florezca y las hojas se caen o se tornan pálidas.

Flores de la orquídea Estrella de Fuego o Arcoíris, Epidendrum radicans

Flores de la orquídea Estrella de Fuego o Arcoíris, Epidendrum radicans


Temperatura: Necesita climas donde las temperaturas no bajen de los 8°c en ninguna época del año, es decir, inviernos muy suaves. Su rango óptimo oscila entre los 20-30°C para un óptimo crecimiento y para la floración necesitan una época más fresca donde las temperaturas oscilen entre los 12-18°C. Las heladas son mortales para esta orquídea.

Sustrato: Crece sin problemas en una amplia variedad de sustratos siempre que tengan un poco de materia orgánica y un óptimo drenaje.

Frecuencia de riego: En verano debemos regarla con frecuencia para evitar que la tierra se seque por completo (generalmente cada 2-3 días). En las demás estaciones solo hay que regarla si la humedad del sustrato es demasiado baja (generalmente cada 4-5 días).

Poda: Se deben retirar los tallos florales marchitos para evitar parásitos oportunistas. También pueden podarse secciones de tallos para incentivar ramificaciones y utilizar los esquejes para la multiplicación vegetativa.

Ramificación en desarrollo en un tallo floral de la orquídea Estrella de Fuego o Arcoíris, Epidendrum radicans

Ramificación en desarrollo en un tallo floral de la orquídea Estrella de Fuego o Arcoíris, Epidendrum radicans


Plagas y enfermedades: No es una orquídea muy atacada por plagas pero pueden aparecer. Las más frecuentes son las cochinillas (se alojan en el envés y/o región basal de las hojas), pulgones (en los tallos fundamentalmente), ácaros (hojas) y Moluscos (devoran los broten jóvenes, raíces y tallos de inflorescencias. Los hongos pudren sus raíces si el sustrato se mantiene encharcado durante mucho tiempo.

Multiplicación: Por esquejes de tallos de aproximadamente 10 cm de largo. Enraízan con facilidad. También a partir de ramificaciones que se originan en los tallos florales.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario