miércoles, 8 de febrero de 2017

Una suculenta que te impresionará con su belleza, Aeonium mascaense



Fotografías y características de la planta suculenta Aeonium mascaense conocida popularmente como Bejeque. Consejos para su cultivo.

El Bejeque, Aeonium mascaense

Aeonium mascaense es una pequeña especie suculenta de la familia Crassulaceae originaria de una pequeña área de vegetación rupícola de la Isla Tenerife. En la actualidad es considerada una especie extinta en la naturaleza o en grave peligro de extinción debido a que rara vez ha sido vista en su hábitat natural. Es clasificada en algunas ocasiones como un híbrido natural generado por el cruce entre dos especies (Aeonium sedifolium y Aeonium haworthii) pero muchos afirman que Aeonium haworthii no está presente en la zona, es decir, Aeonium mascaense es una verdadera especie.

El Bejeque, Aeonium mascaense


Esta especie se caracteriza por ser una planta suculenta de pequeño porte (no logra sobrepasar los 50 cm de altura) donde los tallos generan numerosas ramificaciones que dan origen a nuevas rosetas. Los tallos son delgados y poseen un color marrón-verdoso. Aeonium mascaense producto de las numerosas ramificaciones del tallo, puede formar montículos de rosetas que cubren un área superior a los 50 cm de diámetro.

Las hojas son muy carnosas y se disponen en rosetas en los tallos, tienen forma espatulada, la superficie glabra, el margen claramente aserrado (se observan numerosas estructuras con forma de espinas pequeñas de color blanco translucido) y son de color verde con una hermosa franja vertical de color rojo-púrpura en el centro de cada una.

Las flores son pequeñas y se agrupan en inflorescencias donde se desarrollan en cantidades. Poseen numerosos pétalos de color blanco verdoso. Esta especie florece generalmente en primavera.

Consejos para el cultivo del Bejeque, Aeonium mascaense

Según experiencias personales es una planta muy sencilla de mantener en el jardín y su multiplicación es muy fácil. A continuación sus cuidados:

Iluminación: El Bejeque precisa mucha iluminación para crecer saludable. Se recomienda exponerlo al sol directo en las mañanas y la tarde pero siempre resguardándolo del sol del mediodía. En verano se debe mantener a semisombra o bajo luz solar filtrada durante toda la estación.

Temperatura: Necesita crecer en climas frescos donde las temperaturas no disminuyan de los 10°C y no sobrepasen los 30°C. 

Otra imagen del Bejeque, Aeonium mascaense

Otra imagen del Bejeque, Aeonium mascaense


Sustrato: Requiere crecer sobre un sustrato con un óptimo drenaje donde exista una mezcla de turba, tierra de jardín y arena gruesa. Se puede cultivar en sustratos especialmente elaborados para plantas crasas.

Frecuencia de riego: Regar cuando el sustrato esté seco por completo. En verano el riego debe ser suspendido o disminuido considerablemente debido a que es su época de dormancia o descanso vegetativo.

Plagas y enfermedades: Es atacado frecuentemente por cochinillas y pulgones que se alojan en la base de las hojas. Los caracoles y babosas pueden devorar el ápice de las rosetas. Los hongos por exceso de humedad o encharcamiento del sustrato pudren los tallos y raíces.

Multiplicación: Muy fácil a partir de esquejes de tallos y semillas. Los esquejes enraízan con rapidez.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario