martes, 13 de diciembre de 2016

Trasplanta tus cactus como todo un experto



Pasos a seguir para trasplantar los cactus de nuestro jardín de la mejor forma. Métodos para evitar sufrir un pinchazo y proteger la estética de la planta.

Los cactus constituyen un grupo de plantas nativas de América, que por su valor ornamental, actualmente se encuentran distribuidas por casi todo el mundo. Es raro encontrar un jardín sin al menos un representante de este amplio y diverso grupo. En esta publicación nos referiremos específicamente al trasplante de estas hermosas plantas.

¿Cómo trasplantar nuestros cactus como un experto?


¿Cómo trasplantar nuestros cactus como un experto?

El cultivo en la mayoría de las especies es bastante sencilla aunque algunas son bastante delicadas. El tamaño de la maceta debe ser siempre proporcional al tamaño de la planta para no afectar negativamente el crecimiento, es decir, aunque las condiciones de cultivo sean perfectas, en macetas muy pequeñas, no crecerán. Por lo general, los cactus que venden en puntos de venta, se encuentran sembrados en macetas pequeñas y con el tiempo, esta no será suficientemente grande para que la especie se desarrolle con normalidad (existen especies muy pequeñas que si pueden desarrollarse normalmente en estas vasijas durante años). El problema de crecimiento se resuelve con un sencillo trasplante a una maceta un poco más grande.

Lo más importante es determinar cuándo es necesario trasplantar. Esto es fácil de determinar porque las raíces de la planta comienzan a salir por los agujeros de drenaje o en algunos casos llegan a quebrar la vasija.

El trasplante es el momento ideal para realizar un cambio de sustrato a nuestro cactus con el fin de proveerle nutrientes “frescos” para que su crecimiento se vea aún más beneficiado. En algunas ocasiones el trasplante solo se realiza para cambiar el sustrato y no la vasija debido a que el anterior era de mala calidad.

El trasplante:

A la hora de trasplantar debemos conocer que la época idónea para realizar esta actividad es en primavera y verano. Es recomendable utilizar una maceta algunos centímetros más grandes que la maceta en que se encuentra la planta. Es importante contar con un sustrato de buena calidad preferiblemente comprado en un vivero especializado en plantas crasas o preparado por nosotros mismos siempre y cuando cumpla los dos criterios fundamentales: buen drenaje y aireación.

Pasos:

El primer paso para realizar el trasplante es ponerse guantes muy gruesos (algunos cactus con espinas suaves pueden manipularse con las manos directamente), o las espinas nos dificultarán mucho la manipulación.

Trasplantando un pequeño cactus columnar

Trasplantando un pequeño cactus columnar


El segundo paso es aflojar el sustrato en que se encuentra plantado el cactus. Esto se puede conseguir con el uso de un cuchillo o cualquier instrumento afilado siempre y cuando no se dañen las raíces de la planta (dicho instrumento debe estar desinfectado). Si la maceta es de plástico se puede conseguir fácilmente comprimiendo ligeramente la maceta por los laterales.

El tercer paso, una vez que el sustrato esté totalmente desprendido, es sacar el cactus de la maceta. Utiliza pinzas u otros instrumentos que eviten el contacto de las manos con las espinas si no posees guantes. Si el cactus es de pocas espinas puedes hacerlo manualmente utilizando guantes a papel bien doblado.

El siguiente paso consiste en limpiar las raíces de la planta eliminando la mayor parte del anterior sustrato; no es necesario que queden perfectamente limpias. Este paso se debe hacer sin el uso de guantes para ocasionar los mínimos daños a las raíces de la planta. Si se observan patologías en las raíces, como la presencia de plagas o enfermedades, se deben tomar medidas preventivas instantáneamente. Aplicando un tratamiento adecuado como fungicidas en caso de hogos y eliminando las raíces muy dañadas podemos evitar posibles pudriciones futuras. Las raíces muy dañadas puedes podarlas utilizando cuchillas desinfectadas. Corta las raíces más largas a la mitad de su tamaño y de esta forma puedes promover el crecimiento de la planta.

Antes de plantar el cactus en el nuevo sustrato debes esperar 4 días a que las raíces sequen debido a que pueden infectarse por hongos. Ubica el cactus en el centro de la nueva maceta y observarás que crecerá de una manera muy saludable si utilizas un sustrato de calidad y lo haces de forma cuidadosa. Luego de los 4 días, se debe efectuar el primer riego.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario