sábado, 3 de diciembre de 2016

Manual para el cultivo de Aglaonemas en casa



Consejos básicos de cultivo de plantas ornamentales del género Aglaonema. Plantas muy populares por la belleza de sus hojas.

Las majestuosas Aglonemas, género Aglaonema

Las Aglonemas son plantas ornamentales de la familia Araceae muy populares en países tropicales de todo el mundo como plantas decorativas por su follaje. Se utilizan generalmente en jardineras de interior o jardines de sombra donde la humedad ambiental siempre esté superior del 70%. Son frecuentemente confundidas con otros grupos de plantas como las del género Calathea o Dieffenbachia por la similitud de matices de colores en las hojas que presentan algunas especies o cultivares. Las características fundamentales de este grupo son: plantas herbáceas de aproximadamente unos 15 cm de largo, hojas pecioladas (peciolos muy largos) con forma de lanzas (lanceoladas) y generalmente manchadas de blanco, amarillo o gris, inflorescencias en espádice (espata de color blanco-verdoso) poco atractivas con frutos esféricos (bayas) de color rojo y tanto frutos como la savia interior de las hojas y tallos, son muy tóxicos si son ingeridos por el ser humano.

Las majestuosas Aglonemas, género Aglaonema


Consejos de cultivo de las Aglonemas, género Aglaonema

Son bastante sencillas de cultivar en el interior de nuestros hogares si conocemos sus cuidados básicos. Muchas personas sin experiencias las exponen al sol directo y dañan gravemente sus hojas; para evitar posibles errores de cultivo como el anterior, les brindamos los cuidados básicos de este grupo de plantas:

Iluminación: Adoran crecer en lugares con baja iluminación pero no totalmente oscuros. Una fuente de luz, como la que brinda una bombilla convencional, es suficiente. El sol directo quema las hojas muy rápido y deteriora la salud de la planta y la estética de su follaje. Se recomienda cultivarla en interiores de salones (siempre lejos de las ventanas) o jardines de sombra.

Temperaturas: Temperaturas superiores a los 20⁰C provocan una deshidratación más acelerada de estas plantas siendo necesario un aumento en la frecuencia de riegos y pulverizaciones diarias. Cultivadas bajo aire acondicionado no sufren daños (el aire acondicionado no debe crear un ambiente con temperaturas inferiores a los 10⁰C).

Sustrato: Agradecen crecer en sustratos ricos en materia orgánica que retengan un poco la humedad pero nunca encharcados. Una mezcla de sustrato universal con humus o cualquier otro fertilizante orgánico es el perfecto.

Frecuencia de riego: Agradecen un riego bastante frecuente si las temperaturas son elevadas. En temporadas invernales solo debemos regar una vez semanal. En verano se debe pulverizar el follaje diariamente.

Otro aspecto a considerar: No toleran flujos de aire muy fríos porque provocan la caída del follaje.

Plagas y enfermedades: Son frecuentemente atacadas por hongos en invierno cuando las temperaturas son muy bajas. Las quemaduras provocadas por el sol o el amarillamiento y caída del follaje están asociadas a errores de cultivo.

Multiplicación: Muy fácil por división de la planta en épocas cálidas.

Otras plantas que debes aprender a cultivar


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario