lunes, 26 de diciembre de 2016

Una de las plantas navideñas más hermosas, Euphorbia leucocephala



Características y fotografías de la planta ornamental conocida como Pascuita, Pascuilla o Flor de Niño, Euphorbia leucocephala. Consejos para su cultivo.

La Pascuita o Pascuilla, Euphorbia leucocephala

Euphorbia leucocephala es una planta arbustiva (puede llegar a ser un pequeño árbol) de la familia Euphorbiaceae muy común en países tropicales de todo el mundo. Esta planta es muy popular por la abundante formación de brácteas que acompañan a las pequeñas flores. Estas brácteas son un verdadero espectáculo y en la mayoría de las plantas hay tantas que es casi imposible observar las verdaderas hojas.

La Pascuita o Pascuilla, Euphorbia leucocephala


Esta especie se caracteriza por formar un arbusto con tallos semi-leñosos y muy ramificados que pueden llegar a sobrepasar los 2.5 metros de altura (se han registrado plantas de más de 4 metros). Los tallos presentan en su interior un látex blanco irritante que puede provocar reacciones alérgicas en la piel por contacto, tener cuidado con la manipulación. Las hojas se disponen en los tallos formando verticilos donde tienen forma lanceolada o ligeramente elíptica. El margen de las hojas no presenta ninguna irregularidad, es decir, es entero. Además todas están sostenidas por un pequeño peciolo de aproximadamente 2.8-3.5 cm de largo. 

Las flores son muy pequeñas (se originan en el ápice de los tallos) pero están acompañadas de numerosas brácteas de color blanco muy atractivas. Las brácteas son generalmente más pequeñas que las hojas pero son tan numerosas, que llegan a ocultarlas. Una planta de unos 2 metros de altura puede formar decenas de miles de estas pequeñas brácteas en una sola floración. La época de floración comienza fundamentalmente en otoño para continuar durante gran parte del invierno. Esta temporada de floración da origen a sus nombres populares.
 
Consejos básicos para el cultivo de la Pascuita o Pascuilla, Euphorbia leucocephala

Euphorbia leucocephala es muy fácil de cultivar e incluso cuando adquiere grandes tallas, puede mantenerse por sí sola. A continuación sus cuidados:

Iluminación: Necesita crecer expuesta al sol directo aunque crece sin problemas en lugares con luz solar filtrada. En sitios sombreados el crecimiento es desproporcionado y la floración pobre.
 
Temperatura: Requiere climas cálidos para un mejor desarrollo y floración. El rango óptimo de temperaturas oscila entre los 24-35°C aunque tolera temperaturas un poco menores. No soporta las heladas duraderas.

Vista del arbusto de la Pascuita o Pascuilla (Euphorbia leucocephala) en un jardín
 
Vista del arbusto de la Pascuita o Pascuilla (Euphorbia leucocephala) en un jardín


Sustrato: Es imprescindible que el suelo tenga un drenaje y aireación perfecta. Además necesita una gran concentración de materia orgánica para su óptimo crecimiento.

Frecuencia de riego: Es susceptible a la pudrición por exceso de riegos o encharcamiento prolongado del sustrato. Es una especie resistente a la escasez de agua siendo óptimo regar 1-2 días luego de seca la superficie del sustrato. Nunca regar demasiado para no encharcar la tierra.

Poda: La poda no es realmente necesaria pero se realiza fundamentalmente con fines estéticos. Se recomienda cortar las ramas luego de la floración.

Plagas y enfermedades: No es atacada frecuentemente por plagas siendo sus principales enemigos, los errores de cultivo.

Multiplicación: Muy fácil a partir de esquejes de tallos tiernos o semillas (más difícil). Los esquejes deben dejarse secar por 24 horas y luego sembrar en un sustrato húmedo y rico en materia orgánica.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario