martes, 29 de noviembre de 2016

Una suculenta que debes tener ya!!! Stapelianthus decaryi



Características y fotografías de la planta suculenta Stapelianthus decaryi. Consejos básicos para el cultivo en el jardín.

La planta suculenta Stapelianthus decaryi

Stapelianthus decaryi es una planta suculenta de la familia botánica Apocynaceae muy común en colecciones de todo el mundo. Se cultiva fundamentalmente por su fácil cultivo y la belleza de sus flores. Esta especie (al igual que todas las del género) es originaria de Madagascar donde crece de forma silvestre en ambientes rocosos y medianamente expuestos al sol.

Se caracteriza por formar densos grupos que pueden alcanzar los 50 cm de diámetro. Los tallos son erectos y por si solos, pueden medir hasta 10 cm de altura. Estos son carnosos, muy ramificados y con 6-8 costillas ligeramente definidas. Cada costilla está provista de numerosos dientes que pueden estar o no armados de pequeñas espinas carnosas (estas son muy frágiles si son tocadas). La coloración de los tallos es pardo-grisácea con numerosas manchas verde oscuras o rojizas.

La planta suculenta Stapelianthus decaryi


Las flores son poco visibles en plantas con muchos tallos debido a que aparecen generalmente en la base de estos; estas pueden abrir en el centro del grupo de tallos y ser casi imposibles de detectar. Se caracterizan por agruparse en pequeñas inflorescencias extra-axilares donde solo se observa una flor completamente desarrollada; son cilíndricas en la base (un tubo floral de +/- 4 cm de largo) con 5 segmentos que abren en la región apical formando una estrella. La región externa del tubo floral es de color crema con numerosas manchas de color pardo-morado y la región interna de los 5 segmentos (de igual coloración) presenta pequeñas papilas carnosas y diminutos pelos. Las flores atraen a moscas que en algunas ocasiones depositan sus huevos en el interior del tubo floral.

Luego de polinizadas las flores, se forman los frutos; estos son alargados (más de 15 cm de largo), bilobulados, con el ápice agudo y de color grisáceo con manchas pardo-oscuras. Luego de desarrolladas las semillas, estos abren y las dispersan con ayuda de estructuras plumosas que se adhieren a las semillas para ser impulsadas por el viento.

Consejos para el cultivo de la planta suculenta Stapelianthus decaryi

Esta planta es muy popular por su fácil cultivo y su resistencia es casi extrema; es frecuentemente recomendada para principiantes. A continuación sus cuidados:

Iluminación: Es imprescindible para lograr la floración, una exposición a una fuente de luz intensa. En todas las estaciones del año (exceptuando el verano) se debe exponer al sol directo durante todo el día. En verano se debe proteger del sol intenso del mediodía. La coloración de los tallos al sol se hace más oscura y estos tienden a ser más gruesos; en lugares sombreados, los tallos crecen de forma desproporcionada, delgados, de coloración más clara y más débiles.

Temperaturas: Tolera temperaturas frescas a cálidas pero es muy susceptible a las heladas. El rango óptimo se encuentra entre los 20-28⁰C. Temperaturas inferiores a los 5⁰C pueden ser mortales.

Sustrato: Necesita crecer sobre un sustrato aireado y muy poroso; el drenaje debe ser perfecto. Sustratos muy compactos evitan que la planta crezca de forma óptima y las raíces pueden pudrirse si se encharcan. Se recomienda sembrar en vasijas anchas y bajas con sustrato de calidad para cactus y plantas crasas.

Frecuencia de riego: Tolera riegos periódicos en épocas muy cálidas si el sustrato tiene buena permeabilidad. Regar cuando el sustrato este casi seco. Las raíces sufren si la tierra está seca durante mucho tiempo.

Detalles de la flor de la planta Stapelianthus decaryi

Detalles de la flor de la planta Stapelianthus decaryi


Plagas y enfermedades: Es atacada bastante por cochinillas y babosas. Las cochinillas se protegen en la base de los dientes de las costillas y debilitan la planta con rapidez; eliminarlas con las manos si son pocas o utilizar un plaguicida en casos extremos. Las babosas devoran segmentos de la planta y crean heridas que se exponen a otros patógenos como hongos y bacterias. Para evitarlas debemos situar nuestra planta en sitios elevados.

Multiplicación: Se multiplica muy fácil a partir de segmentos de tallos que enraizarán en pocas semanas. Los tallos deben sembrarse en un sustrato húmedo y arenoso luego de secada el área del corte; cuando comiencen a formarse nuevos tallos, la planta ya enraizó. La multiplicación por semillas es bastante sencilla pero mucho más lenta; estas se deben recoger luego de abiertas las vainas del fruto. Las semillas deben sembrarse en un sustrato que retenga un poco la humedad para que logren germinar (utilizar un nylon para cubrir la vasija de germinación y así mantener la humedad). Luego de germinadas se debe mantener la humedad hasta que tengan unos 2-3 cm de altura para después trasplantarlas a su maceta final.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario