miércoles, 23 de noviembre de 2016

¡¡¡Evita que tus orquídeas enfermen ahora mismo!!!



Consejos que debes tener en cuenta para mantener a tus orquídeas siempre saludables y floridas.

Consejos para cuidar la salud de tus orquídeas


Consejos para cuidar la salud de tus orquídeas

Las orquídeas son las plantas preferidas en la mayoría de las zonas del mudo por sus vistosas flores que atraen la atención de todos. Muchas de ellas crecen de forma silvestre sin presentar problemas de saludo como la escasez de agua o lluvias muy frecuentes, exposición directa a disímiles de plagas y  altas temperaturas que se manifiestan en su hábitat natural. Sin embargo,el cultivo suele ser muy difícil en muchas de las especies debido a que tenemos que imitar en nuestra casa o jardín, las condiciones de su hábitat natural.

Las orquídeas pueden ser susceptibles a un sinnúmero de circunstancias. Por ejemplo, muy a menudo nos pasa que con mucha facilidad estas plantas suelen perder todas sus hojas.  Este resulta ser un problema muy serio, debido a que las hojas son un órgano funcional esencial ya que mediante estas, las plantas fotosintetizan y de esta manera obtienen la energía necesaria para la vida. Normalmente las hojas suelen ser de color verde intenso aunque las tonalidades pueden variar en dependencia de las especie y de las condiciones de cultivo. 

Es muy importante tener un control del color de las hojas, puesto a que esto suele ser un indicador de su salud. Por ejemplo, si las hojas se tornan amarillas, es un mal signo que puede indicar escasez de riego o temperaturas muy altas. Por tanto para la salud del follaje de la orquídea es importante un total control de las condiciones de cultivo como la iluminación, el riego, la temperatura, la humedad, las plagas y enfermedades y el uso de fertilizantes. 

En muchos casos como las orquídeas del género Dendrobium, la caída de las hojas no debe ser muy alarmante, debido a que es signo de que la planta va a comenzar a florecer. Por tanto es necesario conocer la época de floración de cada especie para saber diferenciar las razones de la caída del follaje.
En caso de la iluminación es importante conocer la biología de la especie, pues un déficit de iluminación puede provocar la represión de la floración y el alargamiento inusual de las hojas y tallos en busca de claridad. En  muchas orquídeas es importante evitar el sol directo, puesto a que puede ocasionar quemaduras en las hojas y en muchos casos, la muerte de la planta; existen muchas orquídeas que si resisten el sol directo. 

Flor típica de una orquídea del género Renanthera. Solo florecerá en condiciones óptimas de cultivo

Flor típica de una orquídea del género Renanthera. Solo florecerá en condiciones óptimas de cultivo


La temperatura es un factor importante a tener en cuenta para evitar que tus orquídeas enfermen. Un exceso de temperaturas puede traer consigo que las hojas se tornen amarillas y posteriormente caigan. Aún así, temperaturas muy bajas pueden ocasionar daños mayores como la muerte instantánea de la planta. 

El control de la humedad es imprescindible para evitar la aparición de hongos que pueden dañar irremediablemente todos los órganos de la planta. Para esto es importante que el lugar donde las colocamos sea bien aireado, y por supuesto tener un buen plan de riego trazado en dependencia de los requerimientos de cada especie. Mucha agua puede traer consigo enfermedades bacterianas que en la mayoría de los casos ocasionan la muerte; una escasez de agua conlleva a la caída de las hojas y la represión de la floración.

Para evitar graves daños por plagas y enfermedades se deben monitorear las plantas con frecuencia para eliminar cualquier hoja dañada y así evitar la contaminación del resto de la planta y de otras plantas. 

Además es necesario conocer que existen decenas de insectos, moluscos, ácaros, entre otros, que atacarán tus orquídeas si las condiciones son idóneas para su proliferación. Las cochinillas y pulgones aparecen en casi cualquier época del año y son capaces de transmitir virus mortales y debilitar las orquídeas en poco tiempo. Los moluscos se alimentan generalmente de las regiones más tiernas de la orquídea y las heridas que provocan son bastante graves (estas heridas son puertas de entrada a muchos hongos, bacterias y otros organismos patógenos).

Es real que el cultivo de lar orquídeas en general es bastante tedioso para muchas personas pero si se hace bien, tu jardín tendrá las flores más bellas conocidas en el mundo.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario