lunes, 21 de noviembre de 2016

Consejos para evitar que nuestras plantas mueran en invierno



Consejos para proteger nuestras plantas de las bajas temperaturas del invierno para mantenerlas saludables y floridas. 

Protege a tus plantas del próximo invierno con estos consejos

El invierno es sin duda, la temporada en el año más agresiva para nuestras plantas (principalmente en zonas templadas donde es más fuerte, en algunos países tropicales los inviernos no llegan a suponer un grave problema). En verano las altas temperaturas pueden remediarse con riegos más periódicos pero en invierno, una helada pasajera puede provocar la muerte de muchas plantas en pocos días. A continuación compartimos con ustedes algunos consejos para evitar la muerte casi segura de las representantes de nuestro jardín y mantenerlas, en muchos casos, aún con flores.

Protege a tus plantas del próximo invierno con estos consejos


Consejos:

- Es imprescindible conocer cuáles son las plantas más resistentes del jardín, es decir, debemos conocer cuál es el rango tolerable de temperaturas que soportan cada una para saber a cuales debemos proporcionarle protección. Existen numerosas plantas capaces de sobrevivir e incluso florecer en condiciones donde las temperaturas estén por debajo de los 0⁰C pero muchas mueren rápidamente bajo estas condiciones. Conocer nuestras plantas puede ser imprescindible en su supervivencia en el invierno.

- Todas las plantas que se encuentren en macetas o cualquier vasija que pueda transportarse con facilidad, deben ser trasladadas hacia el interior de nuestros hogares (siempre proporcionándoles la iluminación óptima mediante luz artificial) donde las temperaturas son más elevadas. NUNCA situar las plantas cerca de la calefacción porque se deshidratarán muy rápido y morirán por estrés hídrico en pocas horas.

- Es necesario que se reduzca de forma drástica la frecuencia con que aplicamos el riego a nuestras plantas. En temporadas frías, el sustrato se mantiene húmedo durante mucho tiempo y los hongos patógenos tienden a proliferar. Además pueden formarse cristales de hielo en el interior del sustrato que pueden quemar o provocar heridas en las raíces. En plantas crasas por ejemplo, el riego en períodos muy fríos es generalmente mortal (muchas crasas y otras plantas de interior pasan a una fase de letargo en invierno y no absorben casi agua a partir de sus raíces) porque no soportan la humedad prolongada en el sustrato.

- Para plantas imposibles de trasladar por su gran tamaño o peso, deben ser protegidas cubriéndolas por completo en las noches más frías con alguna tela o material similar o resguardarlas en un invernadero temporal (se debe construir). También pueden cubrirse las plantas con materiales plásticos que son muy buenos aislantes. Además se recomienda incorporar un capa de mantillo de unos 5 cm de espesor sobre el sustrato para mantener la temperatura.

- Ubicar las plantas muy cerca unas de otras. Esta cercanía permite que la temperatura circundante se mantenga bien equilibrada y no sufra fluctuaciones drásticas que podrían poner en peligro a las especies. Se recomienda ubicar las plantas más resistentes en los exteriores del conjunto y las más susceptibles hacia el centro.

- Es muy importante proteger nuestras plantas de corrientes fuertes de aire (son muy frías en esta época) para evitar posibles caídas del follaje u otras patologías más graves. Se recomienda sembrar en jardines con fuertes inviernos, algunos árboles de hoja caduca que están muy bien adaptados a sobrevivir en esta temporada. Estas plantas pierden las hojas en otoño para sobrevivir sin problemas en el invierno.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario