lunes, 31 de octubre de 2016

Una planta con hojas que te impresionarán, Pilea spruceana



Fotografías y características de la planta ornamental conocida por sus hermosas brillantes y coloridas, Pilea spruceana. Consejos para el cultivo.

La hermosa planta de hojas brillantes, Pilea spruceana

Pilea spruceana es una pequeña planta herbácea de la familia Urticaceae muy cultivada en países de todo el mundo por la belleza inigualable de sus hojas. Esta especie no es tan común en jardines como otras del género pero su belleza, puede llegar a considerarse mayor en comparación con las más cultivadas.

Esta especie se caracteriza por formar densas hierbas que no superan los 60 cm de altura con tallos muy ramificados. Los tallos están cubiertos de pequeños pelos blanquecinos y son de color pardo rojizo. 

La hermosa planta de hojas brillantes, Pilea spruceana


Las hojas son bastante grandes (en comparación con la altura) con aproximadamente unos 10 cm de largo por 6 cm de ancho. Estas son elípticas con el margen aserrado y se disponen opuestas en los tallos. La coloración de las hojas jóvenes en formación es muy similar al color del cobre (color rojizo y brillante) con la base amarillenta; luego toman una coloración verde oscura con manchas grises brillantes alrededor de los 3 nervios visibles cuando terminan su desarrollo. El brillo de las hojas en formación y las ya desarrolladas, es sumamente atractivo para cualquier jardín.

Las flores no tienen valor ornamental debido a que aparecen en pequeñas inflorescencias axilares con numerosas flores (de menos de 5 mm de largo) de color pardo oscuro. La eliminación temprana de las inflorescencias incentiva la formación de follaje.

Consejos para el cultivo de la planta Pilea spruceana

Es una planta de fácil cultivo y se recomienda para personas con poca experiencia. A continuación les presentamos sus cuidados:

Iluminación: Es imprescindible que crezca en sitios muy iluminados para su óptimo desarrollo. Nunca debe ubicarse a pleno sol porque este quemará sus hojas. Si se sitúa en ambientes sombríos, el crecimiento será desproporcionado y poco atractivo.

Temperaturas: Necesita crecer en ambientes cálidos o frescos donde predomine una elevada humedad ambiental (mayor al 60%). Su rango óptimo oscila entre los 12-28°C para un crecimiento perfecto. Temperaturas menores a los 8°C  provocan daños en las raíces y tallos provocando la muerte de la planta.

Sustrato: El sustrato perfecto debe ser una mezcla conformada por 1/3 de tierra de jardín de calidad, 1/3 de turba y el otro tercio de gravilla o piedras de río. La característica necesaria del sustrato es que tenga un perfecto drenaje.

Frecuencia de riego: Regar cuando el sustrato se seque por completo a una profundidad de 3-4 cm. Se recomienda el riego con agua de lluvia; el agua del grifo puede deteriorar su salud por la elevada concentración de cloro.

Detalle de las hojas de la planta Pilea spruceana

Detalle de las hojas de la planta Pilea spruceana


Abono: Aplicar humus de lombriz cuando se trasplante la planta o cada 6 meses sobre el sustrato. Además pueden emplearse abonos químicos industriales de liberación lenta una o dos veces al año.

Poda y trasplante:Debe trasplantarse cada 1-2 años en primavera en dependencia de su crecimiento en la maceta. La nueva vasija debe tener un diámetro ligeramente mayor pero nunca más profunda. Se recomienda pinzar los brotes de los tallos para incentivar las ramificaciones de estos y formar plantas más compactas.

Plagas y enfermedades: Las plagas más comunes son los pulgones (áfidos) que se hospedarán en los tallos fundamentalmente, eliminarlos rápidamente con insecticidas específicos o de forma manual.

Multiplicación: Mediante esquejes de tallos de unos 10-12 cm que colocaremos en un sustrato compuesto por tierra de jardín y gravilla; mantener ligeramente húmedo. Mantener la humedad con bolsa transparente de nylon que permita la conservación de esta en la maceta.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario