sábado, 15 de octubre de 2016

Conoce al Meloncito de Jardín y sus cuidados. Peperomia argyreia



Fotografías y características de la planta ornamental conocida como Meloncito de Jardín, Peperomia argyreia o Peperomia sandersii. Consejos para su cultivo.

El Meloncito de Jardín, Peperomia argyreia o Peperomia sandersii

Peperomia argyreia o Peperomia sandersii es una planta ornamental de la familia Piperaceae muy cultivada a nivel mundial por la belleza de su compacto follaje y la típica coloración (muy similar a un melón) de sus hojas. Es originaria de regiones tropicales de América pero su cultivo se ha expandido al mundo entero. Dentro del género Peperomia es una de las más cultivada y más apreciada como planta decorativa de jardín. Además es bastante común de encontrar en viveros y su precio no es para nada elevado.

El Meloncito de Jardín, Peperomia argyreia o Peperomia sandersii


Esta especie se caracteriza por formar una planta muy compacta con un gran número de hojas pero que en estatura, no llega a sobrepasar los 30 cm de altura. El tallo es bastante pequeño y crece mientras van formándose las hojas. La coloración del tallo es rojiza con matices grisáceos y con aproximadamente 2 cm de diámetro.

Las hojas son algo coriáceas, con los bordes enteros, forma casi redonda con el ápice agudo, pecioladas y con una coloración muy decorativa. La nerviación de las hojas es muy visible y la coloración del haz (diferentes tonos de verde) junto a los nervios dan un aspecto muy similar a la apariencia de un melón común; de ahí su nombre popular. Los peciolos de las hojas se insertan en la región media superior del envés de las hojas, miden +/- 10 cm de largo y son de color rojizo.

Las flores en esta especie se agrupan en inflorescencias delgadas en espiga de unos 8-10 cm de largo que aparecen en las regiones superiores del tallo; el tallo que sostiene las flores puede generar más de una inflorescencia. Las pequeñas flores son de color blanco-verde claro. La época de floración comienza principalmente en verano pero puede extenderse todo el año si predominan altas temperaturas.

Inflorescencia en formación del Meloncito de Jardín, Peperomia argyreia o Peperomia sandersii

Inflorescencia en formación del Meloncito de Jardín, Peperomia argyreia o Peperomia sandersii


Consejos para el cultivo del Meloncito de Jardín, Peperomia argyreia o Peperomia sandersii

Es muy sencilla de cultivar pero con cuidados básicos que debemos conocer para evitar la muerte o daños considerables en ella. A continuación sus cuidados:

Iluminación: Necesita mucha luz para crecer y florecer al 100%. Nunca debe exponerse directamente al sol porque sufrirá quemaduras y deshidratación acelerada; lo más recomendado en cultivarla a semisombra.

Temperaturas: Crece muy bien en climas frescos o cálidos pero es muy susceptible a temperaturas inferiores a los 15⁰C. También puede ser afectada su salud si las temperaturas sobrepasan los 38⁰C provocándole deshidratación. Si las temperaturas se mantienen entre los 15-17⁰C durante mucho tiempo, el crecimiento se verá enlentecido o frenado por completo.

Sustrato: Requiere crecer sobre suelos ricos en materia orgánica y con un óptimo drenaje. Se recomienda utilizar sustratos basados en mantillo de compost, tierra de calidad y arena gruesa.

Frecuencia de riego y humedad: Se recomienda regar 1-2 veces por semana en las épocas más cálidas del año y una sola vez en invierno para evitar que la tierra llegue a secarse por completo. Necesita un ambiente húmedo para crecer bien y por esto, deben rociarse sus hojas todos los días.

Otra imagen del Meloncito de Jardín, Peperomia argyreia o Peperomia sandersii

Otra imagen del Meloncito de Jardín, Peperomia argyreia o Peperomia sandersii


Plagas y enfermedades: Puede ser atacada con frecuencia por ácaros si la humedad es muy baja; estos provocan amarillamiento y deformación de las hojas. El sol directo es capaz de provocar manchas marrones coriáceas en las hojas; son las conocidas quemaduras. El estancamiento de agua en el sustrato puede pudrir sus raíces con rapidez, procura que el drenaje sea perfecto. Las babosas y caracoles pueden atacar los peciolos de las hojas y tallos devorándolos por completo.

Multiplicación: Mediante esquejes de hojas con peciolos; los peciolos deben ser totalmente enterrados en un sustrato húmedo y exponiendo la hoja hacia el exterior. Se debe mantener la humedad ambiental bastante elevada con ayuda de un atomizador o mediante el cultivo en invernaderos. A las semanas enraizará el peciolo y se formarán nuevas hojas. También puede multiplicarse por secciones apicales del tallo con más de 3 hojas.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario