martes, 2 de agosto de 2016

Una orquídea de inigualable belleza, Dendrobium bigibbum



Características y fotografías de la floración típica de la orquídea Dendrobium bigibbum. Consejos para el cuidado en el jardín.

Dendrobium bigibbum, una orquídea de inigualable belleza


Dendrobium bigibbum, una orquídea de inigualable belleza

Dendrobium bigibbum es una especie de orquídea epífita muy popular en colecciones de todo el mundo por el gran tamaño y belleza de sus flores. Es una especie perenne, que crece y forma plantas hijas durante todo el año (no posee descanso vegetativo como otras especies de Dendrobium). Es originaria de zonas tropicales donde predominan altas temperaturas, inviernos con pocas precipitaciones y la humedad relativa por encima del 70%.

Se caracteriza por ser una orquídea de gran porte donde sus tallos (pseudobulbos) pueden alcanzar más de 50 cm de largo. Los pseudobulbos son cilíndricos con los extremos más estrechos y poseen una coloración verdosa-rojiza con bandas horizontales de color blanco o gris. Los tallos de esta especie son muy similares a los de la orquídea Dendrobium superbiens y en algunas ocasiones debemos esperar a que florezcan para determinar que especie es. 

Las hojas se disponen alternas en los pseudobulbos, son lanceoladas y completamente verdes. 

Las flores se disponen en inflorescencias racimosas de más de 25 cm de largo que surgen en las axilas de las hojas terminales de los pseudobulbos. Las flores son de gran tamaño con los pétalos redondeados y los sépalos lanceolados. El labelo es muy vistoso y generalmente coloreado del color de los pétalos y sépalos o un poco más oscuro. Las flores son tan grandes como las que poseen las hermosas Phalaenopsis (orquídeas Mariposas) y algunas variedades de esta especie son tan valoradas como cualquiera de ellas.Los colores más comunes en las flores son el rosa o púrpura pero se han obtenido numerosos cultivares con flores blancas, rojas, entre otros colores.

Flores rosadas de la orquídea Dendrobium bigibbum

Flores rosadas de la orquídea Dendrobium bigibbum


La época de floración comienza a finales de primavera hasta finales del verano.

Distribución geográfica de la orquídea Dendrobium bigibbum

Es oriunda del continente Australiano e islas de Oceanía. En la actualidad se encuentra cultivada en todo el mundo por su valor ornamental. Además ha sido introducida y naturalizada en Hawái.

Consejos para el cultivo de la orquídea Dendrobium bigibbum

Aunque muchos consideren a esta especie de difícil cultivo, nosotros creemos que realmente es bastante sencillo mantenerla en el jardín si sigues los siguientes consejos:

Iluminación: Necesita una poco de luz pero no extrema. Se cultiva muy bien bajo luz solar filtrada por mallas protectoras o árboles de follaje denso. No exponerla al sol para evitar quemaduras.

Temperatura: Necesita crecer en ambientes frescos a cálidos donde los inviernos sean suaves. En invierno las temperaturas no deben bajar de los 10°C y en verano no deben subir de los 35°C. En climas templados es recomendable cultivarla en invernaderos.

Sustrato: Crece muy bien en troncos para epífitas; los mejores son los elaborados con troncos de helechos arborescentes. También puede ser cultivada en pequeñas macetas con un sustrato elaborado con carbón vegetal, fragmentos de barro y trozos de madera. El sustrato de las macetas debe tener buena permeabilidad.

Flores púrpuras y botones florales de la orquídea Dendrobium bigibbum

Flores púrpuras y botones florales de la orquídea Dendrobium bigibbum


Frecuencia de riego: Si se cultiva en troncos para epífitas debe regarse diariamente mediante nebulizaciones; nunca utilizar mangueras con chorros muy fuertes porque pueden dañar las raíces. En maceta debe regarse cuando el sustrato esté casi seco. El riego en invierno debe ser mucho menor.

Plagas y enfermedades: El exceso de agua y estancamiento de esta en el sustrato puede pudrirla con facilidad si abundan temperaturas frías. El frío extremo daña los tejidos de la planta y la mata. Cuidado con las cochinillas que se resguardan en la base de las hojas y provocan daños considerables a estas. Estas plagas son capaces de reprimir la floración. Las babosas y caracoles adoran alimentarse de las áreas más jóvenes de la orquídea; ubícala en alturas.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario