viernes, 15 de julio de 2016

Una suculenta ideal para jardines rústicos, Aloe juvenna



Características y fotografías de la planta suculenta Aloe juvenna. Consejos para el cultivo y distribución geográfica de la especie.

La planta suculenta Aloe juvenna

Aloe juvenna es una especie de planta suculenta de pequeño porte de la familia botánica Asphodelaceae (antes Xanthorrhoeaceae) muy utilizada como planta ornamental por su resistencia y belleza. Esta especie es frecuentemente confundida con Aloe squarrosa por su gran parecido; algunos autores consideran a estas dos especies como sinónimos.

La planta suculenta Aloe juvenna


Esta especie se caracteriza por formar rosetas espirales de hojas carnosas que crecen muy compactas. Por lo general el crecimiento en los primeros meses de vida es unidireccional pero con el paso del tiempo, la planta generará nuevos retoños en sus laterales que formarán pequeños arbustos muy compactos. Se han observado ejemplares que han alcanzado más de 60 cm de largo. El crecimiento de las rosetas es vertical en plantas jóvenes pero cuando son muy grandes (en longitud), tienden a apoyarse en el suelo (crecimiento horizontal) por el peso de la planta.

Las hojas son carnosas, lanceoladas-triangulares y bastante pequeñas (+/- 6 cm de largo). Tienen coloración verde oscura (más claras en sitios poco iluminados y marrones si se exponen al sol) con numerosas manchas blancas (se oscurecen con el sol intenso) en el haz y el envés dispuestas de forma irregular. Los bordes de las hojas poseen numerosas espinas blanquecinas de consistencia blanda. Estas espinas tienen su ápice algo convexo y no punzante. Todas estas espinas se dirigen generalmente hacia el centro de la hoja y las hojas se pliegan un poco por su eje central.

Las flores aparecen en los laterales de las hojas más cercanas al ápice de la roseta. Estas se disponen en largas inflorescencias racimosas donde el tallo floral puede alcanzar más de 20 cm de largo. Las flores son tubulares-cilíndricas con la corola anaranjada-roja y sus ápices de color verde claro.

Distribución geográfica de la planta suculenta Aloe juvenna

Esta especie es oriunda del continente africano pero su fácil cultivo y belleza ha provocado que su distribución se haya expandido a numerosas colecciones de todo el mundo.

Vista superior de las rosetas de la planta Aloe juvenna

Vista superior de las rosetas de la planta Aloe juvenna


Consejos para el cultivo de la planta suculenta Aloe juvenna

Aloe juvenna es muy fácil de mantener en el jardín y se ha catalogado como planta para principiantes. Sus requerimientos son mínimos; se los dejamos a continuación:

Iluminación: Es necesario exponerla directamente al sol para que su crecimiento se vea beneficiado. En estas condiciones la planta toma tonalidades marrones. Su cultivo en semisombra no provoca daños graves en su salud (crece más lento y puede que no florezca) y su estética se ve beneficiada (mantiene la cloración blanca de las manchas y el verde de las hojas).

Temperatura: Crece mejor en climas cálidos con inviernos débiles. Las temperaturas ideales deben oscilar entre los 20-35°C y mantenerse bastante estables durante todo el día. Temperaturas inferiores a los 5°C son mortales.

Sustrato: Ideal para sustratos basados en arena, poca tierra y muchas rocas. El sustrato debe tener un drenaje perfecto para evitar que las raíces se pudran.

Frecuencia de riego: Regar solo cuando el sustrato esté bien seco (comprobar con ayuda de tus dedos o introduciendo una fina vara de madera). Los riegos deben ser profundos hasta que el agua salga por los agujeros de drenaje de la maceta.  En invierno se deben reducir los riegos para evitar posibles pudriciones.

Otra imagen de la planta Aloe juvenna

Otra imagen de la planta Aloe juvenna


Plagas y enfermedades: Las plagas más comunes son los pulgones y cochinillas. Estas aprovechan el resguardo de hojas secas para alimentarse del tallo sin ser molestadas. Se recomienda retirar todas las estructuras secas de la planta para eliminar escondrijos para plagas. También se alojan en las hojas tiernas pero su fácil detección permite que actuemos con rapidez. La patología más frecuente en esta planta es la pudrición de las raíces por excesos de riego.

Multiplicación: Se realiza de forma fácil por esquejes de plantas jóvenes que aparecen en el tallo. Debemos utilizar utensilios filosos y desinfectados para evitar infecciones parasíticas por contaminación de las herramientas. Los esquejes cortados deben ser sembrados (sustrato arenoso con mantillo de rocas ligeramente húmedo) cuando el área de corte esté seca. Por lo general enraízan a las 2-3 semanas.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario