martes, 28 de junio de 2016

Manual para el cultivo de Caladios en casa



Consejos fundamentales para el cultivo de las plantas ornamentales conocidas como Caladios, género Caladium. Fotos de algunos representantes de este género.

Los Caladios son plantas ornamentales muy populares por la belleza en la coloración de sus hojas. Estas plantas son de difícil mantenimiento y la probabilidad de equivocarse sin tener conocimientos sobre su cultivo es muy alta. Estas plantas carecen de tallos y las hojas surgen directamente de las raíces. En este grupo las raíces son engrosadas formando medianos rizomas que almacenan energía. Las hojas tienen forma acorazonada con nervios conspicuos en algunas variedades; cada hoja presenta un largo peciolo que surge directamente del rizoma. Las inflorescencias de tipo espádice rodeada por una espata coloreada (inflorescencia típica de la familia Araceae).

Caladios creciendo en una vasija, género Caladium

Caladios creciendo en una vasija, género Caladium


Estas plantas son muy difíciles de mantener en el jardín y a cientos o miles de personas les cuesta mucho mantenerlas vivaces y coloridas. En este post compartimos con ustedes los cuidados fundamentales que necesitan estas plantas para que no se equivoquen nunca más.

Consejos para el cultivo de los Caladios en el jardín, género Caladium

Iluminación: Necesitan crecer en ambientes con buena iluminación pero nunca expuestos directamente a la luz solar. El sol directo provoca quemaduras y marchitamiento de las hojas en pocas horas. Si los cultivas en ambientes sombríos, las hojas se mantienen de color verde y la coloración vistosa de estas se pierde. La elevada iluminación influye positivamente en la intensidad de los colores en las hojas.

Temperatura: Deben crecer en climas frescos con temperaturas estables que se encuentren entre los 10-25°C. Nunca exponer a temperaturas superiores a los 35°C porque los deshidrata muy rápido. Evitar exponer a temperaturas inferiores a los 5°C porque son mortales.

Ventilación: Buena circulación de aire pero nunca corrientes fuertes. Prefieren mejor un ambiente con aire quieto que uno con fuertes corrientes de aire.

Sustrato: Prefieren un sustrato muy permeable que consista en una mezcla de turba y arena gruesa. Se puede incorporar gravilla para favorecer el drenaje.

Frecuencia de riego: El período de actividad (crecimiento) comienza en la primavera y termina en el verano. La mayoría de los Caladios pierden su parte aérea (hojas) en otoño e invierno para protegerse de las bajas temperaturas. El otoño-invierno es la época donde no se debe regar en lo absoluto porque los Caladios se mantienen de las reservas de nutrientes de las raíces; el agua en esta época puede provocar pudriciones mortales. En primavera-verano deben regarse de forma periódica siempre atendiendo la humedad de la superficie del sustrato; cuando esta esté seca hay que regar. Los riegos pueden reducirse si ubicamos las macetas sobre guijarros levemente sumergidos en agua para que mantengan la humedad del ambiente; el fondo de la maceta nunca debe tocar el agua.

Trasplante: Por lo general deben trasplantarse todos los años y renovar el sustrato. El trasplante debe ser realizado a comienzos de la primavera antes de que comience su crecimiento. 

Fertilizantes o abono: La aplicación de fertilizantes para plantas con flores debe ser empleada en la época de actividad (primavera-verano) de estas plantas con una frecuencia quincenal. También pueden sustituirse los fertilizantes industriales por orgánicos como el humus de lombriz.

Caladios cultivados en tierra firme, género Caladium

Caladios cultivados en tierra firme, género Caladium


Plagas: Son sensibles al ataque de ácaros como la araña roja que aparece cuando la humedad es muy baja. Este arácnido se manifiesta en el envés de las hojas y solo observable con una lupa o por las mini-telarañas que forma. El rizoma puede ser atacado por grillos topo y nemátodos; usar sustratos de calidad.

Multiplicación: Se multiplican de forma sencilla por división de tubérculos del rizoma. Los rizomas pueden ser divididos en otoño-invierno con ayuda de objetos filosos y desinfectados. Los tubérculos divididos debes ser sembrados en vasijas con sustratos de calidad y tratados con fungicidas.

Otras aráceas que debes aprender a cultivar


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario