jueves, 12 de mayo de 2016

Aprende a cuidar las 6 plantas más famosas en la jardinería



Manual de cultivo de seis tipos de plantas muy populares en los jardines de todo el mundo. Fotografías de representantes de cada tipo.

En este post queremos compartir con ustedes numerosos consejos de cultivo que debemos conocer si queremos cuidar al máximo nuestros geranios, rosas, buganvillas, anturios y plantas crasas no cactáceas y cactus.

Requerimientos de cultivo de las 6 plantas más famosas del mundo

1. Los Geranios, género Pelargonium
 
Iluminación: Los geranios necesitan crecer en lugares muy iluminados para su óptimo desarrollo y floración. Las plantas que tengan más de 20 cm de altura pueden ser expuestas sin problemas a la luz solar pero siempre cuidándolas del sol del mediodía. Las plantas más pequeñas debes cultivarlas a semisombra o luz solar filtrada.

Temperatura: Necesitan crecer bajo la influencia de altas temperaturas (20-30°C). Estas plantas son muy susceptibles a las bajas temperaturas (<10°C) y pueden morir.

Frecuencia de riego: El riego debe ser abundante durante todo el año evitando que la tierra se seque demasiado. Cuando notemos la superficie del sustrato algo seca, efectuamos el riego. En estaciones donde predominan las altas temperaturas, debemos regar aún más. En épocas invernales el riego debe ser disminuido para evitar que aparezcan hongos y/o se pudran las raíces.

Flores de un Geranio, género Pelargonium

Flores de un Geranio, género Pelargonium


Sustrato: El sustrato ideal debe contener una alta concentración de nutrientes, un PH entre 7-9 y excelente permeabilidad. Cuando notemos la superficie de la tierra algo compacta, debemos removerla para evitar que se afecte la calidad del drenaje.

Abono: Se recomienda abonar cada 15 días en verano con fertilizantes químicos para plantas con flores o humus de lombriz.

Plagas y enfermedades: Son atacados con frecuencia por pulgones, cochinillas y ácaros. Estas plagas deben ser eliminadas con productos industriales específicos o de forma manual. La descomposición del tallo y las raíces ocurre frecuentemente por el exceso de agua, estancamiento y temperaturas muy bajas. 

Multiplicación: Se multiplican con facilidad a partir de esquejes de tallos que enraízan muy rápido y por semillas.

2. Las hermosas Rosas

Iluminación: Necesitan pleno sol para su óptimo crecimiento y la aparición de flores. Evitar cultivarlas en lugares sombreados porque provocará la muerte de las plantas en pocas semanas.

Temperatura: Necesitan crecer en climas cálidos (15-30°C) aunque muchas especies pueden sobrevivir heladas fuertes. 

Frecuencia de riego: Regar solo cuando el sustrato esté a punto de secarse. El riego debe ser profundo pero nunca inundando el sustrato porque se pudrirán las raíces.

Sustrato: Son muy tolerantes a cualquier tipo de sustrato siempre y cuando este no retenga mucho la humedad.

Flor típica de las rosas más comunes

  Flor típica de las rosas más comunes


Abono: Pueden aplicarse fertilizantes específicos para rosas cada 15 días a principios de la primavera para incentivar la floración. El uso de humus de lombriz es también empleado como abono para estas plantas y es muy efectivo.

Plagas y enfermedades: Son bastante resistentes a las plagas pero pueden ser atacadas por cochinillas y pulgones. Estos insectos pueden secar sus hojas y botones florales si se encuentran en grandes grupos. Deben ser eliminados con insecticidas. Las raíces pueden pudrirse con rapidez si el sustrato se mantiene encharcado durante mucho tiempo; provocando la muerte de las plantas.

Multiplicación: Son muy fáciles de multiplicar por esquejes de tallos. Estas plantas son bastante ramificadas y casi siempre existe la posibilidad de retirar un esqueje.

3. Las famosas Buganvillas, género Bougainvillea

Iluminación: Siempre deben cultivarse a pleno sol para incentivar el crecimiento y la formación abundante de flores. Si crece en sitios sombreados, sus hojas crecerán en número y tamaño muy rápido y no florecerán. 

Temperatura: Las temperaturas deben mantenerse por encima de los 15°C durante todo el año. El frío intenso (< 10°C) provocará la muerte rápida de las plantas en poco tiempo. El frío daña los tejidos de las raíces y tallos que le provocan pudrición.

Frecuencia de riego: En plantas de grandes tallas, este aspecto no supone una preocupación porque sobreviven sin problemas con el agua que adquieren de las lluvias ocasionales. En plantas muy pequeñas (< 1 metro) se recomienda regar profundamente dos o tres veces por semana.

Floración de una Buganvilla, género Bougainvillea

Floración de una Buganvilla, género Bougainvillea


Sustrato: Son muy tolerantes a cualquier tipo de tierra. El sustrato solo debe tener una elevada concentración de nutrientes orgánicos y que retenga un poco la humedad.

Plagas y enfermedades: Pueden ser atacadas por cochinillas y pulgones que son capaces de secar y deformar las hojas y brácteas que acompañan a las flores. Estos insectos deben ser eliminados de forma manual o con insecticidas específicos. El exceso de agua o escasez puede provocar un amarillamiento de las hojas muy notorio.

Multiplicación: El método más efectivo para multiplicar las Buganvillas es por acodo. Debemos observar si algún tallo que se encuentre al ras de la tierra emitió raíces. Este tallo debe ser cortado con sus raíces y sembrado en el lugar deseado.

4. Anturios, género Anthurium

Iluminación: Requieren iluminación intensa pero nunca sol directo. Los rayos solares quemaran las hojas e inflorescencias con rapidez.

Temperatura: Necesitan crecer en lugares donde las temperaturas se mantengan estables y superiores a los 20°C durante todo el año. Temperaturas por debajo de los 10°C pudrirán y matarán a estas plantas.

Frecuencia de riego: Riego de moderado-abundante en dependencia de la temperatura y velocidad de secado del sustrato. Se deben regar con más frecuencia en verano y muy poco en el invierno.

Inflorescencia de un Anturio, género Anthurium

  Inflorescencia de un Anturio, género Anthurium


Sustrato: Requieren un sustrato con un óptimo drenaje y rico en materia orgánica. Si la tierra comienza a encharcarse debemos removerla e incorporarle algunas rocas y arena gruesa para favorecer el drenaje.

Abono: Abonar en verano cada 15 días con humus de lombriz o cualquier fertilizante industrial para plantas con flores.

Plagas y enfermedades: Son bastante atacados por insectos (pulgones, mosca blanca y cochinillas) y arácnidos (araña roja). También pueden presentar patologías asociadas a presencias de hongos e infecciones bacterianas.

Multiplicación: Se multiplican por separación de plantas hijas que aparecen a los laterales de las plantas madres.

5 y 6. Cactus y Suculentas no cactáceas 

Iluminación: Muchos cactus y suculentas toleran crecer a pleno sol durante todo el día. Pero algunas especies deben ser protegidas del sol intenso del mediodía. Se recomienda cultivar todas estas plantas bajo luz solar filtrada para evitar cualquier tipo de quemadura que pueda provocar el sol.

Temperatura: Todos los cactus y suculentas no cactáceas necesitan temperaturas por encima de los 15°C durante todo el año. Más del 95 % de las especies son nativas de regiones tropicales y desérticas donde el calor intenso es común. La mayoría de las especies se pudren cuando las temperaturas bajan demasiado (< 5°C). Cuidado.

Frecuencia de riego: El riego siempre debe efectuarse cuando los 3 primeros cm de profundidad de la tierra estén completamente secos (esta profundidad indica el secado del sustrato por completo). Los riegos deben ser profundos sin encharcar el sustrato. En verano la frecuencia de riego aumenta mientras que en invierno, para algunas especies, se hace nula.

Sustrato: Siempre debe tener un drenaje perfecto. El encharcamiento del agua pudre con rapidez las raíces de todos los cactus y suculentas no cactáceas.

Imagen donde se observa un cactus (izquierda) y una suculenta no cactácea (derecha)

Imagen donde se observa un cactus (izquierda) y una suculenta no cactácea (derecha)
        

Abono: Generalmente no requieren abono para su óptimo desarrollo pero existen productos industriales específicos para estos tipos de plantas que pueden incentivar la floración y crecimiento. Los fertilizantes deben emplearse a una concentración menor a la recomendada por el fabricante.

Plagas y enfermedades: Las cochinillas son una molestia constante en estos tipos de plantas y principalmente en las suculentas no cactáceas. Debemos estar siempre alertas para eliminarlas lo más rápido posible. También pueden ser atacadas por moluscos (caracoles, babosas) que se pueden alimentar de las plantas completas en pocas horas.

Multiplicación: Estas plantas pueden ser multiplicadas a partir de sus hojas (suculentas del género Echeveria, Graptopetalum, Sedum, Kalanchoe), esquejes de tallos (cactus columnares y/o ramificados y muchas suculentas), cultivo de tejidos (algunas plantas del género Haworthia), separación de plantas hijas (casi todas las suculentas no cactáceas y algunos cactus) y por semillas (todos los cactus y suculentas no cactáceas).

Profundiza un poco más sobre el cultivo de las plantas mencionadas anteriormente


Síguenos en nuestras redes sociales:

1 comentario:

  1. Muy bueno este paquete compacto, práctico, corto y trae 6 por el precio de 1

    ResponderEliminar