martes, 24 de mayo de 2016

Cuidados esenciales del Nenúfar, género Nymphaea



Aspectos fundamentales a tener en cuenta para cultivar de forma óptima nenúfares en nuestro estanque del jardín. Fotos de algunas plantas y sus flores.

En esta publicación queremos compartir con ustedes los cuidados fundamentales que debemos proporcionarles a los famosos nenúfares. Estas plantas acuáticas son muy comunes en todo el mundo y existen representantes en todos los continentes. Sus flores y grandes hojas son muy decorativas y han sido aplicadas para el decorado de lagos y estanques de muchos lugares. 

Nenúfar florecido en un estanque, género Nymphaea

Nenúfar florecido en un estanque, género Nymphaea


Muchas personas poseen pequeños estanques en sus hogares que pueden decorar con estas plantas. Por todo lo dicho, les presentamos sus cuidados esenciales para que florezcan cada año y se encuentren siempre sanos.

Cuidados de los Nenúfares, género Nymphaea 

Iluminación: Debes estar expuestos al sol durante todo el día. Necesitan muchas horas de luz para su óptimo desarrollo. Lugares sombríos suprimen la floración y su crecimiento se ve enlentecido. 

Temperaturas: Algunas especies toleran breves temporadas de bajas temperaturas (menores a 5°C) pero otras no las soportan. Se recomienda cultivar en climas cálidos donde las temperaturas se mantengan superiores a los 20°C.  De todas formas existen especies para escoger según tu región geográfica. Debes preguntar a la hora de comprar por especies de nenúfares para climas templados o tropicales.

Sustrato: El sustrato debe ser pobre en nitrógeno y cubierto con piedrecillas; debemos dejar algunos espacios libres para las plantas. El agua debe ser de la mejor calidad posible (preferiblemente agua de lluvia o libre de cloro) y con una profundidad determinada en dependencia de la especie. Cada especie necesita una profundidad específica que permita que sus hojas logren llegar a la superficie al igual que sus flores. 

Nenúfar en un estanque, género Nymphaea

Nenúfar en un estanque, género Nymphaea


A la hora de introducir el agua sobre el sustrato del estanque o vasija grande debemos ser cuidadosos y no dejarla caer muy fuerte porque enturbia el agua muy rápido. Si fallamos y el agua se enturbia demasiado, debemos esperar de 24-48 horas hasta que toda la tierra se asiente para poder sembrar nuestra planta. 

El sustrato debe ser reemplazado una vez cada 3 meses para aportar los nutrientes necesarios a la planta.

Siembra: Debes sumergir la planta con mucho cuidado e introducir las raíces con suavidad en el sustrato. Las raíces son muy frágiles y si sufren daños, la planta puede morir.

Plagas y enfermedades: Estas plantas tienes algunos enemigos frecuentes que pueden dañar de gravedad su salud y floración. Hongos de diferentes géneros (Cercospora, Phyllosticta) se manifiestan como manchas en la superficie de las hojas previniendo la fotosíntesis. Otros hongos (Pythium) son capaces de pudrir las raíces si sus esporas se encuentran en el sustrato aplicado. Aplicar fungicidas si aparecen los primeros mencionados y utilizar sustratos de calidad.

También pueden ser atacados por una especie de áfido conocido como El Pulgón del Nenúfar (Rhopalosiphum nymphaeae). Se debe eliminar aplicando fuertes chorros de agua sobre ellos para que caigan al agua y sean devorados por ranas o peces que habiten en el estanque.

Otra imagen con un nenúfar florecido en un estanque, género Nymphaea

Otra imagen con un nenúfar florecido en un estanque, género Nymphaea


Multiplicación: Pueden multiplicarse si dividimos el rizoma. Para realizar este paso debemos extraer la planta madre del estanque y limpiar sus raíces. Se debe separar el rizoma con ayuda de algún objeto filoso y esterilizado. Cada fragmento cortado debe contener raíces para que origine otra planta. 

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario