miércoles, 20 de abril de 2016

El cactus Castillo de Hadas, Acanthocereus tetragonus “fairy castle”



Fotografías y decripción del cactus conocido como Castillo de Hadas, Acanthocereus tetragonus “fairy castle”. Consejos básicos para su cultivo en el jardín.

Descripción del cactus conocido como Castillo de Hadas

Acanthocereus tetragonus “fairy castle” es una variedad de la especie Acanthocereus tetragonus muy popular como planta ornamental en todo el mundo. Esta variedad se caracteriza por ser un cactus columnar muy ramificado que solo alcanza un poco más de 70 cm de altura. El tronco siempre de color verde; puede ser verde claro cuando se expone a una fuente de luz intensa, o más oscuro cuando la iluminación es baja. Posee 5 ángulos muy conspicuos con numerosas areolas en el borde de estas. Cada areola contiene numerosas espinas centrales de color amarillo y pequeñas espinas radiales de color blanco.

Vista del cactus conocido como Castillo de Hadas en maceta, Acanthocereus tetragonus “fairy castle”

Vista del cactus conocido como Castillo de Hadas en maceta, Acanthocereus tetragonus “fairy castle”


Las ramificaciones frecuentes en este cactus aparecen en las areolas. Cada areola puede generar un tronco nuevo y gracias a esto, se puede observar un tallo central grande con numerosas ramificaciones más pequeñas a cada lado; estas ramificaciones dan el aspecto de un castillo pequeño con torres laterales (de ahí su nombre popular).

La especie tipo (Acanthocereus tetragonus) posee flores muy grandes de coloración verde pero en esta variedad, no se han observado flores.

Distribución geográfica

Esta especie es nativa de Centroamérica y parte de los Estados Unidos. En la actualidad se pueden observar ejemplares de este cactus en colecciones de todo el mundo por su valor ornamental, fácil mantenimiento y multiplicación.

Consejos para cultivar el cactus Castillo de Hadas

Este cactus es muy fácil de cultivar y necesita cuidados mínimos para su óptimo crecimiento y ramificación del tallo central. De todas formas, hay que conocer aspectos básicos a tener en cuenta para evitar problemas de salud en esta planta; se los dejamos a continuación:

Iluminación: Necesita lugares con luz intensa pero nunca exponer al sol del verano; en inviernos suaves se puede exponer sin problemas durante todo el día. Se adapta también al cultivo en interior con fuentes de iluminación artificial bastante potentes.

Tallo con ramificaciones del cactus conocido como Castillo de Hadas en maceta, Acanthocereus tetragonus “fairy castle”

Tallo con ramificaciones del cactus conocido como Castillo de Hadas en maceta, Acanthocereus tetragonus “fairy castle”


Temperatura ambiente: Necesita temperaturas superiores a los 15°C para su óptimo crecimiento. Temperaturas inferiores a los 10°C durante períodos largos, provocan la pudrición del tallo y las raíces.

Sustrato: No es exigente en cuanto al tipo de sustrato, pero este, necesita ser muy permeable. El agua estancada en sustratos poco permeables provocará la pudrición rápida de este cactus.

Frecuencia de riego: Regar solo cando el sustrato este seco. En invierno debemos regar una vez cada quince días.

Plagas y Enfermedades: Es muy resistente a casi todo tipo de plagas pero puede ser atacado frecuentemente por cochinillas. Los daños más frecuentes están asociados a las bajas temperaturas y encharcamientos en el sustrato.

Poda y trasplante: Le podemos dar forma a nuestro cactus si retiramos las ramificaciones que afecten la estética de este; la retirada de las ramificaciones deben realizarse con materiales esterilizados. Este cactus debe ser trasplantado cada 1-2 años porque emite numerosas y profundas raíces.

Otra foto del cactus conocido como Castillo de Hadas en maceta, Acanthocereus tetragonus “fairy castle”

Otra foto del cactus conocido como Castillo de Hadas en maceta, Acanthocereus tetragonus “fairy castle”


Multiplicación: Se multiplica mediante esquejes de tallos (las ramificaciones); se deben retirar las ramificaciones utilizando un objeto filoso y desinfectado para evitar infecciones bacterianas o fúngicas. Debemos esperar una semana para que se sequen las áreas de corte y luego sembrar en vasijas independientes. A las dos semanas deben aparecer las primeras raíces y tendrás un cactus nuevo.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario