domingo, 6 de marzo de 2016

Plantas suculentas del género Echeveria



Características generales de las plantas suculentas del género Echeveria. Consejos para el cultivo de todas las especies y fotos de plantas de este género.

En anteriores publicaciones nos hemos referido a algunas especies de plantas suculentas del género Echeveria, pero nunca hemos descrito el género como tal. En esta publicación les ofrecemos todas las características de este género y los consejos generales de cultivo para todas las especies.

Planta del género Echeveria

Planta del género Echeveria


Las plantas suculentas del género Echeveria

Echeveria es un género de plantas suculentas de la familia Crassulaceae muy popular en los jardines de todo el mundo. Este género cuenta con más de 300 especies y numerosos híbridos realizados por el hombre (existen híbridos entre especies del mismo género y con otros géneros de crasuláceas). La mayoría de estas plantas se caracterizan por tener las hojas formando una roseta basal que en algunas especies pueden estar más o menos compactas. Muchas especies con el paso del tiempo, pierden las hojas basales y se observa un tallo evidente; pero hay algunas que no poseen tallos conspicuos, ejemplo: Echeveria elegans.

Existe una amplia variedad de colores en las hojas según la especie, al igual que la textura y forma de estas. La mayoría poseen hojas lisas algo redondeadas con una proyección parecida a una espina en su región terminal; algunas especies poseen las hojas cubiertas de pequeños pelos blanquecinos o marrones, ejemplo: Echeveria leucotricha.

Rosa de Mármol, Echeveria Pollux

Rosa de Mármol, Echeveria Pollux


Las flores son casi idénticas en todas las especies con variaciones en el número, cantidad por inflorescencia y color en diferentes especies. Las inflorescencias surgen a los laterales de la roseta (1 o 2 inflorescencias por planta) con un tallo floral que alberga numerosas flores en su ápice y algunas hojas más pequeñas que las naturales de la planta. Todas las flores tienen forma acampanada que cuando abren, se pueden observar los estambres en su interior.

Distribución geográfica del género Echeveria

Todas las especies de este género son nativas de regiones tropicales y subtropicales de América pero su uso ornamental ha provocado que encontremos muchas de ellas, en cualquier región del mundo.

Consejos para cultivar las plantas del género Echeveria

Todas estas plantas son muy fáciles de cultivar en climas tropicales. De todas formas, debemos conocer todas las condiciones ambientales y cuidados que necesitan para que crezcan saludables y florezcan.

Iluminación: Todas las especies necesitan crecer en sitios con buena iluminación. Algunas especies toleran crecer a pleno sol pero se desarrollan mejor, en lugares con luz solar filtrada. 

Echeveria runyonii con sus hojas plegadas

Echeveria runyonii con sus hojas plegadas


Temperatura: Algunas especies toleran temperaturas entre los 5-15⁰C si se mantienen por poco tiempo (en estas condiciones tienden a perder sus hojas basales como mecanismo de tolerancia al frío leve). Las temperaturas ideales para estas plantas deben mantenerse estables entre los 20-28⁰C. Temperaturas inferiores a los 0⁰C son mortales. 

Sustrato: Todas necesitan un sustrato muy permeable. La retención prolongada del agua en la tierra provocará la aparición de hongos y posterior pudrición de la planta. El sustrato ideal consiste en una mezcla de gravilla, arena gruesa y algo de tierra.

Echeveria con grandes hojas aplanadas

Echeveria con grandes hojas aplanadas


Frecuencia de riego: Toleran algo más de agua en comparación con otras suculentas. De todas formas, debemos regar solo cuando la tierra esté completamente seca, o las hojas se tornen algo laxas. 

Abono: Debemos abonar una vez al mes en verano con abono para cactáceas y suculentas en bajas concentraciones. También podemos utilizar humus de lombriz; lo toleran bastante bien.

Plagas y enfermedades: Son susceptibles al ataque de cochinillas, pulgones, babosas, caracoles e incluso algunas aves. Las cochinillas y pulgones debemos eliminarlos con insecticidas específicos. Las babosas, caracoles y aves pueden evitarlos si ubicamos las plantas en lugares inalcanzables para estas plagas. Los hongos pueden atacar las raíces cuando la humedad en el sustrato dura mucho tiempo. Si las hojas se tornan algo flojas es un síntoma de falta de riego; si aparecen manchas parduzcas y agrietadas, es un síntoma de quemaduras por el sol.

Especie de Echeveria con hojas muy verdes emitiendo planta hija en su base

Especie de Echeveria con hojas muy verdes emitiendo planta hija en su base


Multiplicación: Se multiplican con facilidad a partir de esquejes foliares. Solo debemos retirar una hoja y dejarla secar 24 horas; ubicar sobre sustrato y regar moderadamente. Con el paso de los días comenzarán a surgir raíces y pequeñas hojas. Cuando enraíce, ya tendrás una planta nueva.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:



No hay comentarios:

Publicar un comentario