miércoles, 9 de marzo de 2016

12 Consejos para el cuidado de los Hibiscos



Consejos muy útiles para cultivar hibiscos en tu jardín, género Hibiscus. Fotografías de algunas variedades de flores en este género.

Hibiscus es un amplio género de plantas, constituido por cerca de 50 especies nativas de regiones tropicales y subtropicales. Muchas especies de este género, conocidas como hibiscos, se cultivan como plantas ornamentales en todo el mundo por sus llamativas flores que se pueden encontrar en muchos colores y formas.

Como cuidar nuestros Hibiscos de la mejor forma


Como cuidar nuestros Hibiscos de la mejor forma

A pesar de ser plantas de muy fácil cultivo en las regiones tropicales; en otros climas es necesario tomar algunas precauciones, para poder contar con estas hermosas plantas en los jardines siempre saludables. Hoy les brindamos algunos consejos para que tus hibiscos crezcan al 100%.

1. Los hibiscos que más se cultivan como plantas ornamentales generalmente son arbustivos y necesitan una superficie de al menos 2 metros cuadrados para que puedan desarrollarse sin impedimentos, por tanto debes plantarlos en lugares despejados y libres de otras plantas.

Variedad blanca con centro rojo de la flor de un Hibisco, género Hibiscus

Variedad blanca con centro rojo de la flor de un Hibisco, género Hibiscus


2. Estas plantas para desarrollarse necesitan abundante luz, por lo que el lugar ideal para ser plantados es en exteriores, donde reciban directamente los rayos de sol. No obstante, pueden ser cultivados como plantas de interior siempre y cuando reciban la luz adecuada.

3. Son nativos de climas cálidos, por lo que no soportan las heladas. Debido a esto, en zonas no tropicales, deben cultivarse resguardados del frío y del aire.

4. Durante el verano, el riego debe ser abundante, pero evitando el encharcamiento del sustrato. En invierno el riego debe ser moderado.

Flor característica de la especie Hibiscus syriacus, llamada Rosa de Siria

Flor característica de la especie Hibiscus syriacus, llamada Rosa de Siria


5. Si se cultivan en interior, es muy necesario mantenerlos en un ambiente húmedo; debemos pulverizar las hojas con frecuencia.

6. La poda es necesaria para que florezcan de forma espectacular. Se deben eliminar las flores marchitas y las ramas dañadas, al igual que las viejas. El tiempo ideal para la poda es a finales de invierno, o a principios de primavera.

Variedad matizada con pétalos plegados de la flor de un Hibisco, género Hibiscus

Variedad matizada con pétalos plegados de la flor de un Hibisco, género Hibiscus


7. La forma más fácil de multiplicarlas es mediante estacas. También se pueden multiplicar mediante semillas o por acodo aéreo.

8. Si prefieres multiplicarlas mediante esquejes, es muy aconsejable el uso de hormonas de enraizamiento, de esta forma casi nunca falla el esqueje y tendrás nuevas plantas con rapidez.

9. El suelo debe tener un drenaje perfecto para evitar la retención de humedad durante mucho tiempo. Además necesitan crecer en sustratos ricos en materia orgánica.

10. Si las hojas se tornan amarillas, es un indicador del exceso de riego o falta de nutrientes. En caso de ser la primera posibilidad, disminuir el riego. Para evitar la falta de nutrientes es necesario abonar cada 15 días durante la época de floración.

Variedad completamente blanca de la flor de un Hibisco, género Hibiscus

Variedad completamente blanca de la flor de un Hibisco, género Hibiscus


11. El exceso de frío puede traer consigo que la planta expulse los botones antes de abrirlos, por lo que se debe resguardar inmediatamente en sitios más cálidos o cubrirlos con alguna manta que los proteja del frío.  

12. Las plagas más comunes que atacan a los hibiscos son los áfidos (pulgones) que pueden provocar la caída de hojas y botones florales. Debemos eliminarlos de forma manual o con insecticidas específicos.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario