viernes, 5 de febrero de 2016

Cuando debemos regar nuestras orquídeas. Información útil.



Patrones de riegos más recomendados para diferentes tipos de orquídeas. Información útil para principiantes en el cultivo de estas plantas.

Cuando regar mis orquídeas


Cuando regar mis orquídeas

Para el cultivo de orquídeas, uno de los factores más importantes a tener en cuenta es la frecuencia de riego. Tener un patrón de riego adecuado para nuestras orquídeas es imprescindible para su salud y hasta para la floración. El riego cumple dos funciones principales en nuestras plantas, primero hidratarlas, y eliminar la suciedad y los desechos que quedan durante la fertilización. 

La primera función es muy clara, pues el agua constituye un elemento principal para la vida de todas las plantas; esta sustancia puede llegar a constituir el 90% de su peso. La segunda función que habíamos comentado se trataba de eliminar las sales y desechos que quedaban después de la fertilización. Luego de fertilizar podemos apreciar en las hojas de nuestras orquídeas restos de sales (con el tiempo pueden quemar las raíces de la planta y los nuevos brotes).

En fin, todos sabemos la importancia del agua para nuestras plantas, pero el verdadero problema está en que no sabemos con qué frecuencia regarlas. Es muy importante tener en cuenta para esto, que todas las orquídeas no pueden ser regadas de igual forma, debido a que se trata de una familia de plantas muy diversa, donde cada especie tiene sus particularidades, y por tanto, tienen distintas necesidades de riego. 

Hoy les brindamos un resumen de como debes regar cada una de tus orquídeas. Para esto las dividiremos por grupos de acuerdo a la frecuencia de riego.

Grupo 1. Necesitan mantener el sustrato bien húmedo

Entre las orquídeas que necesitan abundante riego se encuentran las especies de los géneros: Paphiopedilum, Phalaenopsis, Bulbophyllum, Doritis y Cypripedium.

Floración de una especie de orquídea del género Doritis

Floración de una especie de orquídea del género Doritis


Es muy importante no confundir abundante riego con exceso de agua. El sustrato debe drenar correctamente y no mantenerse con mucha humedad que pueda pudrir las raíces. El riego también depende del soporte en que se cultiva la orquídea, en caso de ser cultivadas en macetas, la humedad se retiene mucho más que las especies que se cultivan en troncos, por lo que el riego debe ser menor.

Grupo 2. Necesitan que el sustrato se seque entre riegos.

A este grupo pertenecen la mayoría de las orquídeas, por ejemplo: las Cattleya y sus híbridos, Laelia, Epidendrum, Brassavola, Myrmecophyla, Encyclia, Oncidium, Dendrobium y Brassia.

Floración espectacular de la especie Epidendrum radicans

Floración espectacular de la especie Epidendrum radicans


En estas especies el riego cuando se efectúa debe ser profundo; si rociamos solo las hojas y las raíces no es suficiente para abastecer completamente a estas orquídeas. Pero lo más importante es que el intervalo entre riego debe ser mayor que en el primer grupo.

Grupo 3. Necesitan rápido secado del sustrato

En este grupo se encuentran las especies de los géneros Tolumnia, Vanda y Broughtonia.  Como necesitan que el sustrato se seque rápido, la forma más efectiva de regar estas orquídeas es rociar las hojas y las raíces. De esta forma el sustrato se secará rápidamente.

Floración de una orquídea del género Vanda

Floración de una orquídea del género Vanda


La frecuencia de riego dependerá de la época del año. En verano generalmente, la frecuencia de riegos debe ser mayor que en invierno.

Grupo 4. Especies que estacionalmente pierden sus hojas

Algunas orquídeas se caracterizan por perder las hojas en alguna época del año.  Dentro de estas especies se encuentran las de los géneros Bletia, Calanthe, Cyrtopodium, Catasetum y Clowesia. Para estas especies en temporada seca (para evitar pudriciones) necesitan el cese de los riegos. Cuando más necesitan agua y fertilización es cuando se encuentran en pleno desarrollo, al principio cuando aparecen los primeros brotes el riego debe ser más moderado.

Fotografía de las flores de la especie Calanthe vestita

Fotografía de las flores de la especie Calanthe vestita


Concluyendo, el riego depende de muchos factores y no solo de la especie con la cual estemos tratando, sino de la temperatura, de la época del año y del período de desarrollo de la planta.

También es importante considerar que muchos de los cultivadores de estas plantas lo hacen al aire libre, por tanto hay que tener en cuenta las lluvias. 

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:


No hay comentarios:

Publicar un comentario