domingo, 28 de febrero de 2016

El Caracol de Mármol, Kalanchoe thyrsiflora



Características y fotografías de la planta suculenta Kalanchoe thyrsiflora. Distribución geográfica y consejos para su cultivo.

Dentro de la familia Crassulaceae y el género Kalanchoe podemos observar una gran diversidad de plantas suculentas para nuestro jardín o colección. Esta publicación está dedicada a una especie de Kalanchoe muy atractiva por la forma de sus hojas y algunos aspectos esenciales para su cultivo.

El Caracol de Mármol, Kalanchoe thyrsiflora


El Caracol de Mármol, Kalanchoe thyrsiflora

El Caracol de Mármol es una especie de planta suculenta muy común en las regiones tropicales de América y Sudáfrica (de donde es nativa). Se caracteriza por formar una roseta de hojas que se van produciendo en pares casi paralelas; cuando surge un nuevo par de hojas, estas surgirán en diferente dirección teniendo en cuenta las hojas anteriores. Mientras va creciendo, irá perdiendo sus hojas basales exponiendo el tallo; esta planta puede llegar a alcanzar casi 1 metro de largo.

Las hojas son muy grandes, algo engrosadas y planas, sin peciolos y redondeadas; el tamaño varía en dependencia de la variedad. Estas poseen un color blanquecino (sustancia química protectora) en su superficie para protegerse de la luz solar intensa. El borde de las hojas cuando la planta crece en lugares donde no le da el sol, toma coloraciones verdosas pero si se expone directamente al sol, tomará coloraciones rojizas-púrpuras muy llamativas.

Algo curioso de esta especie radica en su floración; esta aparece una sola vez en la vida de la planta, es decir, esta especie con los años florecerá y luego morirá. Aunque la especie muera luego de florecer, dejará numerosas plantas hijas en su base de las que podemos obtener plantas nuevas. Las flores surgen a partir de una inflorescencia terminal que puede alcanzar más de un metro de altura y se disponen alrededor del tallo floral, numerosas flores verdosas con los extremos amarillos.

Consejos para el cultivo del Caracol de Mármol, Kalanchoe thyrsiflora

Esta especie no requiere casi ningún cuidado específico para su óptimo desarrollo, pero debemos conocer algunos aspectos para que siempre crezca con buena salud.

Iluminación: Debes cultivar esta planta en lugares muy iluminados y a pleno sol en los meses más fríos del año. En verano el sol intenso puede quemar las hojas en muy poco tiempo. El sol del invierno es el ideal para que nuestra planta adquiera los bordes rojizos-púrpuras en el borde de sus hojas.

Conjunto de Caracoles de Mármol, Kalanchoe thyrsiflora

Conjunto de Caracoles de Mármol, Kalanchoe thyrsiflora


Temperatura: Necesita crecer en climas cálidos con temperaturas estables y un invierno leve. Las temperaturas óptimas se encuentran entre los 20-26⁰C. No tolera las heladas.

Frecuencia de riego: Regar solo cuando el sustrato se encuentre casi seco. Debemos mantener la humedad del sustrato pero sin excedernos con el riego. Siempre necesitará más agua en el verano que en épocas invernales. La comprobación de la humedad del sustrato la debemos realizar con nuestros dedos a una profundidad de 5 cm.

Sustrato: Necesita crecer en sustrato pobre en materia orgánica y con un drenaje perfecto para evitar la acumulación y estancamiento del agua. Para mejorar el drenaje, debemos mezclar la tierra con arena gruesa y gravilla.

Abono: Tolera el abono mensual en los meses más cálidos del año. El que más se utiliza es el abono para cactáceas y suculentas (debe emplearse a la mitad de la dosis planteada por el fabricante) o el humus de lombriz (muy recomendado y natural). 

Otro Caracol de Mármol, Kalanchoe thyrsiflora

Otro Caracol de Mármol, Kalanchoe thyrsiflora


Plagas y enfermedades: El caracol de Mármol es muy susceptible al exceso de humedad que provocará la pudrición inmediata de las hojas. Si las hojas se tornan blandas es síntoma de falta de riego. Los pulgones y cochinillas pueden aparecer sin problemas y los debemos controlar de forma manual o con insecticidas específicos. Los hongos también pueden atacar a las raíces cuando el riego es excesivo. Si observamos manchas marrones con la superficie agrietada en las hojas, son quemaduras provocadas por el sol.

Páginas realcionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

No hay comentarios:

Publicar un comentario