sábado, 30 de enero de 2016

Manual para el cultivo de Geranios en casa



Manual para el cultivo de geranios en casa, género Pelargonium. Fotografías de las variedades de flores más cultivadas y su fructificación característica.

Como cultivar geranios en casa

Los geranios son plantas ornamentales muy populares que podemos encontrar con gran facilidad en cualquier jardín. Estas plantas realmente no son verdaderos geranios (género Geranium) sino que pertenecen a un género diferente de plantas, Pelargonium. Existen numerosas especies híbridas creadas por el hombre donde la variedad de colores en las flores, es casi incontable. 

Cultivo de geranio en maceta donde se observa su hermosa floración, Pelargonium sp

Cultivo de geranio en maceta donde se observa su hermosa floración, Pelargonium sp


Aunque las especies más cultivadas son altamente resistentes a condiciones climáticas como el calor intenso y períodos de sequía, debemos conocer con detalle los aspectos necesarios para que el desarrollo de estas plantas sea saludable y con floraciones espectaculares. También les presentaremos algunos trucos para facilitar la reproducción por semillas y esquejes.

Temperatura ambiental

Los geranios necesitan crecer en climas cálidos donde las temperaturas se encuentren estables entre los 20-30⁰C. Su cultivo se ve muy beneficiado en climas tropicales donde las temperaturas tienden a ser más altas y la posibilidad de temperaturas inferiores a los 10⁰C son muy escasas. El frío es un enemigo mortal para estas plantas donde temperaturas inferiores a los 10⁰C o heladas las matarán con rapidez. Si se desea cultivar en países de regiones templadas deben protegerse en invernaderos en épocas invernales.

Iluminación

Necesitan crecer en lugares muy iluminados o a pleno sol. Se recomienda exponer a los geranios a 4-6 horas de luz solar diaria. Si se cultivan en invernaderos deben tener una iluminación intensa para favorecer la aparición de las flores. La luz es un factor muy importante en la floración de estas plantas (+Luz = +Flores). 

Frecuencia de riego

El riego en los geranios debe ser bastante frecuente y solo debe efectuarse cuando la superficie de la tierra se haya secado. Debemos regar nuestros geranios con más frecuencia en verano y primavera (2-3 veces por semana dependiendo del calor) y regar moderadamente en épocas más frías como el invierno (1 vez por semana). Los riegos deben ser profundos hasta que el agua drene completamente por los agujeros de la maceta pero evitar el encharcamiento. Los geranios soportan mejor la escasez de agua que el exceso. 

Flores rojas de una especie de geranio, Pelargonium sp

Flores rojas de una especie de geranio, Pelargonium sp


Sustrato más recomendado

Deben crecer sobre un sustrato rico en materia orgánica, con un PH ligeramente básico (entre 7-9) y permeable (buen drenaje). La tierra debe contener pequeñas piedras, algo de carbón vegetal en pequeños trozos y materia orgánica (turba). La superficie de la tierra debe ser removida 1 vez al mes para evitar la compactación de esta e impedir que el agua no llegue hacia el interior del sustrato.

¿Cuándo y con qué abonar el geranio?

Los geranios necesitan para su crecimiento y floración diferentes macro y micromoléculas que desaparecerán con el tiempo en el sustrato base. Debemos aportar abono rico en dichos nutrientes (Potasio, Nitrógeno, Fósforo; los más esenciales) que se encuentran en abonos líquidos artificiales o el que más recomiendo: Humus de lombriz. Todos los abonos artificiales son efectivos pero el humus está considerado uno de los mejores y es natural. Se debe abonar cada 15 días la superficie de la tierra (evitar el contacto de los abonos químicos con las hojas) en las temporadas más cálidas del año.

Floración abundante vista de cerca de un geranio, Pelargonium sp

Floración abundante vista de cerca de un geranio, Pelargonium sp


Plagas y enfermedades más frecuentes

Son muy susceptibles al ataque de plagas como los ácaros, los pulgones y las cochinillas que provocarán el deterioro o muerte de la planta. Las cochinillas son muy fáciles de identificar porque se manifiestan formando puntos marrones o blancos sobre la superficie del tallo; los pulgones aparecen frecuentemente en el envés de las hojas y los ácaros provocan manchas amarillentas en las hojas y su posterior caída. Todas estas plagas pueden ser eliminadas de forma manual utilizando trozos de algodón con agua enjabonada o alcohol sobre ellas. En casos extremos deberemos recurrir a insecticidas más potentes que venden en viveros o lugares especializados.

Las enfermedades más comunes son la pudrición de los tallos y raíces por el encharcamiento del agua o temperaturas muy bajas. La marchitez de las hojas y amarillamiento del tallo puede estar provocado por falta de luz.

¿Cómo multiplico y reproduzco mi geranio?

El método más fácil para reproducir nuestros geranios es a partir de esquejes de tallos. Generalmente estas plantas tienden a ramificarse con frecuencia y de estas ramificaciones nos aprovecharemos para su multiplicación. Debemos recortarlas con un objeto filoso y esterilizado cuando tenga más de 5 hojas y enterrar en un sustrato húmedo y rico en humus. Debemos controlar la humedad de este sustrato hasta que nuestro nuevo geranio comience a proliferar.

Semillas en formación de una especie de geranio, Pelargonium sp

Semillas en formación de una especie de geranio, Pelargonium sp


Otro método más complicado pero igual de efectivo, es la reproducción por semillas que aparecen en forma de vaina donde se encontraban las flores. La obtención de semillas podemos lograrla de forma manual; solo debemos tomar una flor de un geranio (la debemos cortar) y situarla sobre otra de otro geranio y efectuar movimientos circulares para aumentar la probabilidad de la polinización. Si tenemos éxito aparecerán vainas que deberemos recoger cuando se sequen; cada vaina contiene de 1-4 semillas que la podremos sembrar en tierra rica en materia orgánica y con humedad constante hasta su germinación.


¿Los Geranios se podan?

Los geranios no deben ser podados; para obtener un geranio más frondoso, solo debemos cortar con regularidad los brotes apicales de hojas en los tallos para incentivar la ramificación.

Otros manuales de cultivo que te podrían interesar


Síguenos en nuestras redes sociales:

1 comentario: