jueves, 1 de octubre de 2015

Como las Plantas sobreviven en ambientes acuáticos



Breve explicación de las diferentes estrategias que emplean las plantas para sobrevivir en ambientes acuáticos. Fotos de especies acuáticas y sus flores.

Adaptaciones de las plantas a ambientes acuáticos

Las plantas acuáticas suelen ser un reto para todos aquellos que somos amantes a coleccionarlas. Usualmente este tipo de plantas presentan flores extremadamente llamativas que pudieran dar un toque increíble a nuestro jardín, pero a la hora de cultivarlas podemos presentar problemas porque no conocemos su biología, ni las diversas estrategias que les permiten sobrevivir en su entorno.

Plantas acuática y su flor característica, género Nymphaea, nenúfar blanco

  Plantas acuática y su flor característica, género Nymphaea, nenúfar blanco


Para todo aquel que esté interesado en cultivarlas, sería muy adecuado conocer cómo es que logran sobrevivir en estos ambientes, y sobre todo las condiciones ideales para su cultivo, de lo cual estaremos hablando en otra publicación.  

Muchas especies han desarrollado diversas e increíbles estrategias para sobrevivir en los hábitats que a nuestro parecer, son menos adecuados para su desarrollo. 

Cuando hablamos de plantas, la primera imagen que tenemos en mente, es nuestro jardín, con plantas que para crecer necesitan de un riego continuo. Pero todos los hábitats de nuestro planeta, no son tan estables como para que exista un riego frecuente, por lo que muchas para lograr conquistar otros hábitats, han tenido que desarrollar estrategias impresionantes tanto para cuando el agua es escasa, como cuando es abundante.

El ambiente acuático es relativamente pobre en nutrientes y la difusión de los gases es muy lenta. Esto presupone que las plantas  que viven en estos ambientes, puedan ser capaces de aprovechar al máximo los nutrientes del medio y realizar un intercambio eficiente de gases.

De acuerdo a las condiciones hídricas de estos ambientes, se pueden dividir en tres grupos: hidrófitas, higrófitas y mesófitas.

Plantas hidrófitas

Las hidrófitas son las comúnmente conocidas como acuáticas. Debido a que el agua es un medio escaso en nutrientes, estas plantas usualmente presentan hojas sumergidas y la cutícula muy delgada para poder absorber los nutrientes y los gases directamente del medio.

Otra estrategia consiste en que  presentan conductos para almacenar aire. Esto les permite poder flotar y la difusión de los gases en el interior se vea favorecida.

Flores de una planta acuática 

Flores de una planta acuática


En muchas, se desarrollan glándulas que les permiten expulsar el agua y los tejidos de transporte están reducidos o ausentes.

Una gran parte pueden encontrarse totalmente sumergidas, o con sus hojas fuera del agua y el resto sumergido.

Entre las más conocidas se encuentran los nenúfares y el Jacinto de agua.

Los nenúfares habitan en aguas muy quietas, por lo que la carencia de oxígeno podría ser un factor limitante para su desarrollo, pero como alternativa, las hojas no se encuentran sumergidas y son las encargadas del intercambio gaseoso, y el oxígeno es transportado desde a las hojas hasta las partes sumergidas. Las más conocidas son el nenúfar blanco (Nymphaea alba) y el nenúfar amarillo (Nuphar luteum).

Los jancitos de agua, para flotar usan sus rizomas, que son tallos modificados en forma de raíces, que en este grupo son muy esponjosos. Al parecer todo en estas plantas está diseñado para esta función, desde la disposición en roseta de sus hojas, hasta su peciolo  bulboso que funciona como flotador.

El famoso Nenúfar rosa, género Nymphaea

El famoso Nenúfar rosa, género Nymphaea


Otras plantas acuáticas que son muy conocidas, son las utilizadas para decorar peceras. Entre estas tenemos a las especies del género Vallisneria y la cola de Zorro, nombre común con el que se conocen todas las especies de la familia Ceratophyllaceae.

También mencionamos, cuando hablamos de los tres grupos adaptados a las diferentes condiciones de agua, a las higrófitas y las mesófitas. Estas no habitan directamente en lagunas o estanques como las hidrófitas sino, que se desarrollan en suelos húmedos. La principal diferencia radica en que las higrófitas habitan en suelos que presentan abundante suministro de agua, y las mesófitas en suelo con un riego moderado y son las que comúnmente encontramos en nuestros jardines.

Páginas Relacionadas

No hay comentarios:

Publicar un comentario