martes, 3 de marzo de 2015

La Boa enana, género Tropidophis

Distribución, descripción y comportamiento de la Boa Enana, género Tropidophis. Fotos de algunas especies. Número de especies y necesidad de protección.

Distribución

Las especies del género Tropidophis tienen una distribución muy restringida. Solo se encuentran en islas o áreas pequeñas en estas islas.

Boa enana, Tropidophis maculatus

Boa enana, Tropidophis maculatus




Este género cuentas con aproximadamente unas 30 especies donde 16 son endémicas de Cuba y muchas de ellas se encuentran en peligro crítico de extinción.

Estas serpientes habitan en diversos hábitats: Pantanos, pinares, monte bajo, pluviselva y cerca de poblaciones humanas.

Descripción de las serpientes de este género

Tienen un tamaño relativamente pequeño en comparación con otros géneros de serpientes. Poseen un cuerpo robusto y miden de 30 a 60 centímetros. Tropidophis melanurus puede llegar a medir 1 metro de longitud.

La mayoría de las especies son moteadas o poseen franjas donde predominan colores pardos, verdes o grises. Existe una especie Tropidophis feicki que posee franjas blancas y negras haciéndola muy llamativa.

Todas son vivíparas y generalmente terrestres. Además tienen la capacidad de poder cambiar su coloración. En la noche (son más activas) poseen colores pálidos y en el día son más oscuras.

¿Cómo se defienden estas especies?  

Utilizan diferentes mecanismos para su protección ante amenazas. Pueden enroscarse formando una bola o puede expulsar sangre por ojos, narinas y boca para protegerse.

También liberan desagradables olores a almizcle.

¿Cómo y de qué se alimentan?

Las serpientes del género Tropidophis son nocturnas. Estas se alimentan de lagartos, ranas, aves y pequeños mamíferos.

Boa enana, Tropidophis melanurus

Boa enana, Tropidophis melanurus





Un método de caza observado es el enterramiento en el sustrato para tomar a las presas de sorpresa. Estas serpientes se enrollan en las presas para matarlas, son constrictoras.

Necesidad de protegerlas

La mayoría de las especies de este género son endémicas de islas como Cuba, Bahamas, Jamaica y Haití. Están en constante peligro por la pérdida de hábitat provocado por el hombre y por miedo generado en la población por estos animales.

Estas serpientes son muy dóciles y no atacan al hombre en lo absoluto.

Además son controladores de las poblaciones de roedores, es decir, estas serpientes pueden llegar a controlar vectores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario