miércoles, 20 de septiembre de 2017

Cuida tus plantas Patas de Elefante como un experto, Beaucarnea spp!!!



Manual básico para el cultivo de las populares plantas llamadas Patas de Elefante, Beaucarnea spp. Foto representativa de la especie Beaucarnea recurvata.

Las populares Patas de Elefante son plantas cultivadas en todo el mundo con fines ornamentales debido a la exótica forma de sus tallos. Estas plantas poseen un precio bastante elevado en comparación con otras plantas ornamentales debido a su lentísimo crecimiento. La especie más cultivada es Beaucarnea recurvata debido a que sus cuidados son bastante sencillos y desarrolla con el tiempo, un fabuloso cáudex basal (este cáudex es el responsable del surgimiento del nombre popular). El valor monetario que se les atribuye a estas plantas depende del grosor que posea el cáudex; este cáudex crecerá más o menos rápido en dependencia de los cuidados que se le brinde. En la actualidad son muchas las instituciones y productores particulares que se dedican a la multiplicación y venta de estas plantas al público debido a que se venden bastante y son una buena fuente de ingresos.

Vista de la planta Pata de Elefante (Beaucarnea recurvata) en una maceta

Vista de la planta Pata de Elefante (Beaucarnea recurvata) en una maceta


Por todo esto queremos compartir con ustedes algunos consejos de cultivo para el cuidado de estás bellas plantas. 

Manual para el cultivo de las populares Patas de Elefante, Beaucarnea spp

Iluminación:

Necesitan estar expuestas a fuentes de iluminación intensa o directamente a la luz del sol. Si se cultivan en interiores sombreados el crecimiento puede llegar a detenerse o etiolarse sin desarrollar su característico cáudex. Nosotros recomendamos exponerla directamente al sol por más de 6 horas al día para obtener un crecimiento perfecto.

Temperatura:

Son muy resistentes a las altas temperaturas llegando a soportar más de 35°C sin problemas. El principal problema es que no toleran temperaturas inferiores a los 12°C durante largas jornadas; estas bajas temperaturas provocan daños en los tejidos del sistema radicular provocando la pudrición de estas y seguido la del cáudex (la planta muere). El rango ideal para estas plantas es de 15-30°C. Debido a la elevada susceptibilidad a las bajas temperaturas se recomienda el cultivo en macetas en países templados; esto facilita el traslado de las plantas a invernaderos en épocas invernales.

Sustrato:

Prefieren un sustrato rico en materia orgánica con un óptimo drenaje. Se recomienda elaborar una mezcla basada en 2/3 de materia orgánica (turba, humus de lombriz y tierra de jardín desinfectada) y 1/3 de arena gruesa. Estas plantas no soportan los encharcamientos prolongados en el sustrato porque provocarán la podredumbre de las raíces. 

Frecuencia de riego:

Las Patas de Elefante son plantas ultrarresistentes a la escasez de agua y por ello, no es necesario regarlas demasiado. Estas plantas deben regarse preferiblemente en las estaciones más cálidas del año cuando el sustrato se seque por completo; incluso se pueden esperar un par de días luego de seco el sustrato antes de efectuar nuevamente el riego. En temporadas invernales el riego debe ser suspendido debido a que utilizarán únicamente el agua almacenada en el cáudex para sobrevivir estas etapas del año. Las plantas con cáudex superiores a un metro de diámetro, sobreviven por si solas con el agua proveniente de las precipitaciones. También recomendamos pulverizar el follaje todos los días en horas de la mañana cuando predominen altas temperaturas.

Plagas y enfermedades:

Rara vez son atacadas por plagas aunque pueden ser atacadas por cochinillas que se disponen principalmente en las regiones verdes de la planta.

Multiplicación:

Se multiplican mediante separación de hijuelos basales que se desarrollan en plantas de edad y tallas avanzadas o mediante semillas

A la hora de separar los hijuelos se debe utilizar un objeto filoso y desinfectado para evitar el ataque de posibles parásitos u hongos. Los hijuelos separados deben ser plantados en un sustrato mayormente orgánico y siempre húmedo para incentivar la formación de raíces. Durante este proceso no se pueden exponer los hijuelos a la luz directa del sol, es decir, deben estar bajo luz solar filtrada. Luego de que se observe crecimiento de nuevas hojas se debe dejar secar el sustrato y tratar los hijuelos como una planta adulta.

Para germinar las semillas se debe utilizar un sustrato formado por 2/3 de materia orgánica y 1/3 de arena gruesa, mantenerse siempre húmedo pero no encharcado y tener una temperatura interna que se encuentre entre los 20-24°C. Para mantener la humedad se recomienda hermetizar la bandeja con una lámina de nylon transparente hasta que germinen. Es un método muy similar al utilizado para cactus pero con la diferencia de que luego de germinadas debe ser retirada la lámina de nylon. La bandeja de siembra debe estar expuesta a fuentes de iluminación intensa pero nunca al sol directo.

Aunque el primer método es más sencillo se necesita tener plantas de más de 3 metros de altura para que se formen hijuelos basales.

Otros manuales de cultivo que te pueden interesar


Síguenos en nuestras redes sociales:

domingo, 17 de septiembre de 2017

Evita que los hongos ataquen tus plantas!!! Medidas preventivas



Métodos para prevenir el ataque de hongos patógenos en nuestras plantas. Fotografías de afectaciones de estos organismos en el jardín.

Los hongos son una de las plagas más comunes en las plantas debido a que las esporas de muchos de ellos, se encuentran tanto en el aire como en el sustrato. De todas las plagas conocidas son de las más perjudiciales porque sus daños son generalmente mortales y son extremadamente contagiosos. Es necesario recordar que todos los hongos no son perjudiciales para las plantas e incluso algunos, son imprescindibles en la absorción de nutrientes por las raíces (las micorrizas son asociaciones simbióticas entre hongos y raíces). De todas formas, existen numerosas especies de hongos que parasitan las raíces, tallos, hojas, flores y frutos provocando daños graves a los tejidos vegetales (amarillamiento o necrosis) e incluso la muerte de las plantas. Otro problema principal de los hongos es que otras plagas son capaces de provocar la proliferación de estos; un ejemplo muy conocido se observa en áfidos (pulgones), la conocida mosca blanca y cochinillas que expulsan una sustancia azucarada que cuando entra en contacto con la superficie foliar, permite a la proliferación de hongos saprófitos (ejemplo: la patología llamada Fumagina). Estos hongos saprófitos cubren la superficie de las hojas evitando la realización de la fotosíntesis. 

Cactus del género Peniocereus afectado por un hongo patógeno

Cactus del género Peniocereus afectado por un hongo patógeno


En este post le brindamos un conjunto de medidas que debes tomar en el jardín para evitar la aparición de hongos en las plantas y combatir aquellos que lograr infectar alguna.

Medidas para prevenir el ataque de hongos patógenos en nuestras plantas

- La mayoría de las esporas de los hongos patógenos se encuentran en la tierra y al ser microscópicas, es imposible detectarlas. Por esto recomendamos siempre desinfectar el sustrato que se utilizará para sembrar. Uno de los métodos de desinfección más efectivos es la introducción de la tierra durante 1 minuto en el microondas (se puede repetir esta acción 2 veces); el microondas inactivará todas las esporas y eliminará otros parásitos. También se puede aplicar al sustrato hongos del género Trichoderma porque estos parasitan las raíces de las plantas sin provocarles ningún daño y se alimentan de numerosos hongos patógenos; la especie más utilizada es Trichoderma harzianum y se oferta en numerosos viveros como fungicida natural. Estos hongos también pueden ser aplicados a las hojas y tallos. Otro método de desinfección del sustrato es vertiendo agua hirviendo sobre este; las altas temperaturas inactivarán a las esporas.

- Aplicar fungicidas de amplio espectro 1 vez al mes o cada tres meses como método preventivo. Se recomienda variar los tipos de fungicidas para evitar que algunos hongos desarrollen un mecanismo de tolerancia (resistencia); nosotros alternamos fungicidas de contacto con  fungicidas sistémicos.

- Mantener las plantas libres de cochinillas, pulgones, ácaros, mosca blanca y otras plagas capaces de permitir la aparición de hongos superficiales.

- Si alguna planta sufre algún daño en sus tejidos, debemos aplicar rápidamente un fungicida en el área dañada y una sustancia cicatrizante. El mejor remedio natural para evitar la proliferación de hongos en las heridas de la planta es aplicar canela en polvo o carbón vegetal molido (nosotros utilizamos una mezcla de los dos, la denominamos Carbonela) en el área dañada; el carbón vegetal es un fungicida natural y la canela permite la cicatrización rápida del tejido vegetal.

- Controlar el riego y no exponer las plantas más susceptibles a la pudrición al agua proveniente de las lluvias. Las precipitaciones provocan encharcamientos en las macetas debido a la gran cantidad de agua que cae sobre el sustrato; estos encharcamientos son ideales para la proliferación de hongos en las raíces que provocarán la pudrición futura de estas. Es lógico que el agua de lluvia es la ideal para el riego de las plantas pero recomendamos colectarla en algún objeto (botellas plásticas por ejemplo) con el fin de utilizarla en el riego controlado de las plantas más delicadas.

Necrosis de una hoja de la orquídea Cattleya lueddemanniana provocada por hongos



Necrosis de una hoja de la orquídea Cattleya lueddemanniana provocada por hongos


- Eliminar lo más rápido posible las hojas, flores marchitas y frutos en descomposición de las plantas debido a que en estas estructuras comienzan a proliferar cepas de hongos patógenos que pueden infectar luego las áreas sanas de las plantas.

- Cuando se desee esquejar o realizar una poda, se deben utilizar objetos filosos y desinfectados para evitar la introducción de esporas en los tejidos. Para desinfectar los objetos los podemos introducir en alcohol o pasar por la llama de un simple mechero. 

- Si alguna planta está siendo atacada por algún hongo, deben eliminar el área dañada lo más rápido posible para evitar la expansión de la enfermedad. Si se observan hongos en cactus por ejemplo se debe cortar el tallo hasta que este se observe completamente sano. Luego de realizar los cortes se debe aplicar un fungicida de amplio espectro o canela en polvo con carbón vegetal. 

- Las plantas totalmente infectadas por hongos es mejor eliminarlas del jardín y quemarlas para evitar que algunas esporas contagien otras plantas.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales: