jueves, 3 de diciembre de 2015

La popular Diefembaquia, Dieffenbachia seguine



Fotografías y características de la planta ornamental conocida como diefembaquia, Dieffenbachia seguine. Consejos para el cultivo.

Planta ornamental conocida popularmente como Diefembaquia o Galatea, Dieffenbachia seguine

Planta ornamental conocida popularmente como Diefembaquia o Galatea, Dieffenbachia seguine


La diefembaquia es una planta muy famosa en los jardines del mundo por su inigualable belleza y porte. Sus hojas matizadas han provocado que esta planta sea ton codiciada y cultivada como planta decorativa.

La hermosa Diefembaquia o Galatea, Dieffenbachia seguine

Dieffenbachia seguine es una de las plantas más cultivadas de la familia Araceae. Esta especie se caracteriza por ser herbácea con un tallo grueso y dispuesto en posición vertical. El tallo puede alcanzar más de 2 metros de altura si crece sobre tierra firme. Si se cultiva en macetas tiende a ser más pequeña. Es originaria de zonas tropicales de América y el Caribe.

Las hojas son grandes y vistosas. Son ovaladas en la mayoría de las variedades aunque algunas poseen hojas más estrechas (lanceoladas). Las hojas son el principal atractivo de esta planta porque posee diferentes matices del color verde que se disponen en forma de manchas. Las manchas se disponen en algunas variedades como mancha única a cada lado del nervio central de la hoja, mientras que en otras estas se disponen en mayor número y más pequeñas. Las hojas jóvenes surgen del ápice de la planta de forma enrollada (el peciolo envuelve la hoja) y se extienden  cuando se han desarrollado las hojas completamente.

Coloración de la hoja de Diefembaquia o Galatea, Dieffenbachia seguine

  Coloración de la hoja de Diefembaquia o Galatea, Dieffenbachia seguine


La floración es rara de observar cuando se cultiva en macetas, pero en tierra firme se observa que ocurre al igual que en todas las plantas pertenecientes a la familia Araceae (en espádice).

¡¡OJO!! Esta especie es muy venenosa y sus hojas y tallo tienen altas concentraciones de cristales de oxalato de calcio que pueden provocar irritación en la piel y las mucosas. Produce inflamaciones en la glotis y puede causar asfixia del organismo que la ingiera.

Consejos para el cultivo de la Diefembaquia o Galatea, Dieffenbachia seguine

La Diefembaquia o Galatea es una planta bastante resistente a los climas tropicales pero necesitamos tener en cuenta algunos aspectos para que su crecimiento sea 100% sano.

Iluminación: Esta especie necesita crecer en un sitio con buena iluminación pero si el sol incide directamente en sus hojas, las quemará sin problemas.

Temperatura: La Diefembaquia es originaria de los trópicos y necesita temperaturas elevadas y constantes durante todo el año. Si crece a temperaturas que fluctúen entre los 24-30°C serían las condiciones más favorables. En invierno las temperaturas no deben ser inferiores a los 15°C (bajas temperaturas provocan que pierda sus hojas). No soporta las heladas.

Riego: Necesita que la tierra se mantenga siempre lo más húmeda posible pero sin exceso de agua. El encharcamiento provoca la pudrición de sus raíces y la muerte posterior de la planta.

Humedad ambiente: La humedad debe ser elevada para su desarrollo óptimo. La planta debe crecer con una humedad relativa superior al 75%.

Vista de la planta Diefembaquia o Galatea, Dieffenbachia seguine

Vista de la planta Diefembaquia o Galatea, Dieffenbachia seguine


PH del sustrato: La tierra donde crece debe ser algo acida o neutra; PH entre 5-7.

Sustrato: Esta especie acepta casi cualquier sustrato siempre y cuando este posea un drenaje perfecto. Puede cultivarse sin problemas en macetas grandes y profundas porque su sistema de raíces es bastante grande. Cuando las raíces sobrepasen el límite que soporte la vasija en la que este sembrada, esta debe ser replantada. Esta especie se desarrolla mejor si crece en tierra firme.

Plagas y enfermedades: Las patologías que más he observado son: Si empiezan a caerse las hojas más cercanas a la base puede ser un síntoma de bajas temperaturas; si las nuevas plantas hijas crecen con lentitud es síntoma de poco riego y luz; las hojas tienen los bordes marrones y quebradizos es síntoma de baja humedad y aire seco. Las plagas más comunes son hongos, cóccidos, ácaros, trips y bacterias. Los hongos deben ser tratados con fungicidas y los trips, ácaros y cóccidos con insecticidas. Los hongos provocan la aparición de manchas marrones o blancas en las hojas y base del tallo; estos hongos provocan la caída de las hojas y la muerte de la planta cuando no se controlan. Los ácaros, trips y cóccidos provocan deformaciones en las hojas y la marchitez de la misma. 

Reproducción y multiplicación: Esta planta se multiplica fácilmente porque con el tiempo aparecerán plantas hijas en la base de la planta madre. Estas plántulas las retiramos y sembramos en recipientes separados. Además se puede cortar fragmentos del tallo de la planta madre (5-7 cm de largo y que se encuentre por debajo de las hojas basales) y ubicarlos sobre sustrato arenoso para favorecer la formación de raíces. Si nuestra planta madre es suficientemente grande, podremos obtener más de 2 fragmentos de tallo que podrán ser nuevas plantas.

Otras plantas muy comunes en los jardines que deberías conocer


Síguenos en nuestras redes sociales:

1 comentario:

  1. Hola quisiera que hablaran de las variedades que hay de esta planta saludos Mariluz

    ResponderEliminar